Escucha esta nota aquí

El delantero argentino del Barcelona, Lionel Messi, ganó la Bota de Oro como máximo goleador de Europa por sexta ocasión y lo festejó al lado de sus seres queridos. Subió al escenario junto a su esposa Antonela Roccuzzo y sus hijos Thiago y Mateo. Este último se llevó los ‘flashes’ por sus ocurrencias.

Mateo sorprendió al presentador de la gala al acercarse con los ‘taperoles de frente’ para sacarle el micrófono de la mano. Luego, el trofeo fue entregado al hijo mayor de Messi, Thiago, que apenas lo tuvo unos segundos ante que Mateo se lo quite. Finalmente la ‘Pulga’ intervino para sostener la Bota de Oro.

Al momento de tomarse la fotografía familiar con el trofeo, todos miraron y sonrieron a las cámaras. Menos uno: nuevamente Mateo haciendo de las suyas. El pequeño se tocó la cara con el dedo para luego sacarle la lengua a los camarógrafos, que lo enfocaban dado que se ha vuelto en un personaje amado por los fanáticos del delantero