Escucha esta nota aquí

Arqueólogos de la Academia Austriaca de Ciencias han encontrado importantes ejemplos tempranos del alfabeto en Tel Lachish (Israel), que se remonta al año 1450 a.C. En una nueva investigación publicada este jueves (15.04.2021) en la revista de la Academia Austriaca de Ciencias, los hallazgos demuestran que el alfabeto no fue introducido al Levante por los egipcios conquistadores, como se pensaba anteriormente.

Los hallazgos de la excavación israelí, revelados en la revista Antiquity afirman que el alfabeto de la Edad de Bronce, de hecho, se desarrolló por primera vez en la península del Sinaí, alrededor del del siglo XV a.C y finalmente se extendió al Levante alrededor del XIII a.C.

Según aseguraron los investigadores, esta inscripción es actualmente la inscripción alfabética más antigua fechada con seguridad en el Levante meridional y, por tanto, puede considerarse el "eslabón perdido".

Producto de la interacción levantino-egipcia

Del mismo modo, los científicos añadieron que la proliferación de la escritura alfabética primitiva en el Levante meridional debería considerarse un producto de la interacción levantino-egipcia durante la mitad del segundo milenio a.C., más que de la posterior dominación egipcia.

"A partir de ahí (la península del Sinaí), comenzó a extenderse por el Mediterráneo y acabó convirtiéndose en los alfabetos griego y latino", afirman los arqueólogos del yacimiento.

Hasta ahora no existían pruebas de la aparición del alfabeto en el Sinaí ni de su llegada a Levante. Ahora, no obstante, los excavadores han desenterrado el primer ejemplo que corrobora su origen.

Los hicsos

El equipo sugiere que los hicsos, un grupo del Levante que gobernó el norte de Egipto hasta el año 1550 a.C., podrían haber contribuido a llevar el alfabeto desde Egipto hasta el Levante. Su razonamiento se basa en el hecho de que, durante un tiempo, los hicsos controlaron territorios tanto en el Levante como en el norte de Egipto. También se basa en el hecho de que se utilizaron símbolos jeroglíficos para simbolizar las letras en este frasco.

El significado de la inscripción permanece incierto

Los primeros alfabetos son similares a los jeroglíficos egipcios, y el carácter fragmentario del tiesto dificulta su traducción. Los investigadores afirman que lo más probable es que la palabra se escriba como "esclavo", el nombre de alguien o "néctar" o "miel".

"Aunque el significado de la inscripción sea desconocido, tiene un impacto dramático en nuestra comprensión de la historia del alfabeto", dijeron los arqueólogos. "Su mera presencia nos lleva a replantearnos la aparición y la proliferación del alfabeto primitivo en Oriente Próximo", explicó el autor principal de la investigación, Felix Höflmayer, arqueólogo del Instituto Arqueológico de Austria.

La inscripción fue descubierta por arqueólogos en 2018 cerca de una antigua fortificación en Tel Lachish, donde investigadores también encontraron restos de cebada junto al fragmento de jarra que contenía la inscripción, y la datación por radiocarbono indicó que la cebada se cultivó en torno al año 1450 a.C.

Sin embargo, esa fecha puede ser controvertida. "Los datos publicados hasta ahora lo convierten en una posibilidad, pero de ninguna manera en una certeza", dijo Benjamin Sass, profesor de arqueología de la Universidad de Tel Aviv –que no participó del estudio–, a Live Science.

Comentarios