Escucha esta nota aquí

Bob Dylan vendió todo su catálogo de música grabada, así como "los derechos de múltiples nuevos futuros lanzamientos" a Sony Music Entertainment, anunció el lunes la compañía, aunque afirmó que el acuerdo se firmó en julio pasado.

La empresa no reveló el monto que pagó por las grabaciones de Dylan, pero se estima que Universal Music pagó a finales de 2020 unos 300 millones de dólares por los derechos de autor de sus canciones. Según estimaciones de la industria, recogidas por la prensa especializada, entre ellas de Billboard y Variety, el acuerdo se elevaría a más de 200 millones de dólares.

Dylan firmó su primer acuerdo con Columbia Records, propiedad de Sony, en 1961, y ese mismo año publicó su primer álbum. "Estamos sumamente orgullosos de seguir creciendo y desarrollando nuestra relación de 60 años" con Dylan, que fue premio Nobel de Literatura en 2016, sostuvo el presiente de Sony Musich Group, Rob Stringer.

Para Dylan, la relación con Sony y con Stringer ha sido buena "durante muchos muchos años" para él y para "el buen puñado de discos" que ha publicado con su sello. "Estoy contento de que todas mis grabaciones se puedan quedar ahí donde pertenecen", agregó.

El acuerdo de Dylan con Sony es diferente del que firmó con Universal. Los dueños de los derechos de grabación pueden decidir hacer futuras ediciones, mientras que los derechos de autor reciben royalties por sus reproducciones en radio y streaming, venta de álbumes y uso en publicidad y en películas. El acuerdo de Dylan con Universal fue uno de los mayores que precedieron a una serie de transacciones de catálogos de música en el pasado año, donde los mercados financieros se interesan cada vez más en este tipo de activos.


Comentarios