Escucha esta nota aquí

El tribunal de Wuppertal reconoció "circunstancias agravantes" en al caso de una mujer que dio muerte a cinco de sus hijos, y le impuso la pena más grave en Alemania, que imposibilita su puesta en libertad por lo menos durante 15 años.

El juez apoyó la tesis de la Fiscalía, según la cual la acusada Christiane K. habría matado a sus hijos esencialmente por "decepción, cólera y desesperación". Su mundo se derrumbó después de descubrir una foto de su marido -del que vivía separada desde hacía un año- con su nueva pareja. "Su vida cambió profundamente en ese momento", dijo el presidente del tribunal Jochen Kötter. Ella no pudo soportarlo, añadió, y quiso castigarlo. Su hijo mayor, entonces de 11 años, escapó del destino de sus hermanas y hermanos.

La acusada mantuvo silencio durante todo el juicio. Anteriormente había declarado su inocencia, afirmando que un hombre enmascarado había entrado en su apartamento y había matado a sus hijos. Sin embargo, no se encontró ninguna prueba que apoyara esta afirmación.

Según el acta de acusación, el drama se inició el 3 de septiembre de 2020, en el departamento familiar de Solingen, cerca de Wuppertal, donde dio muerte e los menores. La madre se lanzó el mismo día frente a un tren en la estación de la ciudad vecina de Düsseldorf, pero sobrevivió a ese intento de suicidio.

Comentarios