Escucha esta nota aquí

Mucho antes de convertirse en la sede de la familia aristocrática Spencer, a la cual pertenecía la difunta princesa Diana, un inesperado descubrimiento sugiere que en la extensa finca inglesa de Althorp, situada en Northamptonshire, Inglaterra, estuvo ocupada por neandertales.

Arqueólogos que buscaban una aldea medieval "perdida" en la finca de la infancia de la princesa Diana fueron los que dieron con el descubrimiento: piezas de conchas marinas trabajadas, según reportó The Telegraph.

El equipo se sorprendió cuando la datación por carbono reveló que las conchas tenían al menos 40.000 años de antigüedad, lo que sitúa las reliquias dentro de la larga cronología de la presencia de los neandertales (Homo neanderthalensis) en Gran Bretaña.

"No creemos que las conchas sean los restos de una comida prehistórica, ya que Althorp estaba más lejos del mar que hoy", dijo a The Telegraph Roger Michel, director del Instituto de Arqueología Digital. "También están incisas. Podrían haber sido utilizados para la decoración o como espuelas de nácar para la joyería".

¿Humanos o neandertales?

No obstante, no se puede saber a ciencia cierta si los artefactos fueron fabricados neandertales, ya que, según se cree, los humanos modernos (Homo sapiens) llegaron a Gran Bretaña hace unos 40.000 años, justo cuando las poblaciones de neandertales en Europa estaban disminuyendo y la especie estaba en vías de extinción. Por lo tanto, las conchas podrían haber sido trabajadas por humanos modernos, aunque menos probable, o por neandertales, según informó Live Sciene.

Aun así, no es ningún disparate que los neandertales fuesen capaces de reproducir objetos sofisticados. Después de todo, recientes descubrimientos arqueológicos han apuntado a que estos fueron tecnológicamente avanzados. Por ejemplo, es posible que los neandertales hayan sido los primeros artistas de Europa.

En búsqueda del pueblo medieval de Olletorp

Los arqueólogos no se propusieron sin más a encontrar rastros de una especie prehistórica en Althorp. Fue el hermano de la difunta princesa, Charles Spencer, quien encargó la excavación, con la esperanza de que se descubriera el emplazamiento de la abandonada "Olletorp", una aldea cuyos habitantes huyeron en el siglo XIV cuando la peste negra hacía estragos.

El equipo de arqueólogos de la finca de los Spencer tiene previsto continuar en la búsqueda de Ollethorp, además de seguir estudiando los artefactos que han desenterrado.

"Nuestros estudios geofísicos del yacimiento revelan muchas áreas de interés que merecen una mayor exploración", dijo Michel a The Telegraph. "Althorp puede muy bien contar toda la historia de la colonización de Gran Bretaña, desde la época de los primeros asentamientos humanos hasta la HS2 [una línea ferroviaria de alta velocidad prevista] que pasará no muy lejos de la finca".

Desde principios del siglo XVI, la extensa finca inglesa de Althorp ha sido la sede de la familia Spencer. La princesa Diana se mudó a Althorp cuando era una joven adolescente y vivió allí hasta su matrimonio con el príncipe Carlos.

Editado por Felipe Espinosa Wang.

Comentarios