Escucha esta nota aquí

Un exdirectivo del canal de televisión público alemán ZDF fue acusado de espiar a tres trabajadoras con cámaras ocultas instaladas en sus habitaciones durante una estancia en un hotel, revela este sábado (07.11.2020) el semanario Der Spiegel. 

El exgerente de "ZDF digital" Carum Aadam -cesado sin explicaciones el pasado julio- está siendo investigado por la Fiscalía de Aschaffenburg por un presunto delito de "violación de la esfera personal más íntima mediante la toma de imágenes".

Los hechos investigados tuvieron lugar en otoño de 2017, durante un retiro de trabajo en Markt Kleinheubach (sur de Alemania) en el que participaron el exdirectivo y varios de sus trabajadores. Aadam está acusado de haber colocado cámaras ocultas en las habitaciones de tres empleadas de entre 26 y 28 años, algo que él niega categóricamente. 

La trama salió a la luz porque una de las tres trabajadoras descubrió en su habitación poco antes de irse a dormir un adaptador negro enchufado en uno de los interruptores, un aparato que identificó como una cámara camuflada.

La policía fue informada ese mismo día y al estudiar las cámaras descubrió en una de ellas al propio Aadam en una grabación, según trascendió de la investigación un año más tarde. El semanario asegura además que el exgerente dibujaba penes de forma obsesiva en documentos de trabajo e incluso en una puerta junto a su oficina. Pero sus trabajadores no le recuerdan comentarios sexistas.

Las tres mujeres afectadas -que se encuentran en tratamiento psicológico y prefieren permanecer en el anonimato- han reconocido ante Der Spiegel que ZDF no les ofreció ningún tipo de ayuda por lo sucedido. Las trabajadoras han denunciado a la cadena pública de televisión ante un tribunal laboral por desatención y le exigen una compensación y el tratamiento de lo ocurrido como accidente de trabajo.

ZDF asegura que no tuvo conocimiento preciso de los hechos hasta junio de este año, cuando confrontó a Aadam y lo cesó porque el acusado no pudo de forma convincente desmontar la acusación. "Si las acusaciones son ciertas, sería totalmente inaceptable”, asegura en declaraciones a Der Spiegel el responsable de ZDF, Thomas Bellut. Si no he hizo público entonces el caso, argumenta la cadena pública alemana, fue para no perjudicar al proceso judicial en marcha. (EFE)