Escucha esta nota aquí

Un grupo de investigadores de la Universidad de Southampton (Reino Unido) han ideado un método potencial para lograr escritura rápida en discos de almacenamientos que podrían albergar hasta 500 TB.

El protagonista aquí es el inolvidable compact disc (CD) que conocemos de toda la vida, pero reinventado. Seguramente muchos aquí recordarán los días cuando grababan discografías completas de su banda o cantante favorito en formato comprimido, que en ese entonces lo común era usar un CD con capacidad de 700 MB.

Ssegún un nuevo método de grabación, el nuevo disco valdría por unos 700.000 de aquellos CD que además guardaron tantas memorias de décadas pasadas. Esto sería el equivalente a 100 millones de canciones para estar escuchando durante todo un milenio.

El equipo de investigadores lo que propone en realidad es un método para mejorar considerablemente la velocidad de escritura.

Se trata de lo que sería un salto cuantitativo en el registro de datos: una técnica de almacenamiento de datos ópticos de cinco dimensiones (5D), baja en nanoestructuras anistrópicas de alta densidad en vidrio de sílice.

Haciendo una comparación, los investigadores están hablando de un disco con una capacidad equivalente a diez mil de los DVD que conocimos a mediados de los noventa donde ya se podrían grabar series televisivas completas.

La magia del láser, clave en el método de almacenamiento

De acuerdo con los investigadores, los discos duros tienen el gran inconveniente de usar un alto consumo energético y una corta vida útil. Lo que proponen es una escritura y lectura óptica como una solución, pero diferente a la que conocemos en CD y DVD.

Gracias al avance en el uso de láseres de femtosegundos, que operan a nivel cuántico mediante impulsos muy cortos, el espacio necesario par almacenar información se reduce de manera significativa. Pero no solo eso, a la par aumenta considerablemente la velocidad de escritura y lectura.

Debido a que el punto de incidencia del láser es más pequeño, esta tecnología, además, evita los daños térmicos comúnmente ocasionados en discos ópticos anteriores.

Así, el equipo de investigadores de Southampton lograron escribir 5 GB en 50 capas, lo que se traduce en una velocidad e 225 kB/s. En otras palabras, esto significa que se podría copiar más de 100 páginas por segundo, por ejemplo, el "Ulises" de James Joyce en menos de diez segundos.

No obstante, grabar un disco entero tardaría al menos un par de meses.


Comentarios