Escucha esta nota aquí

El papa Francisco volvió a realizar sus audiencias de los miércoles de manera virtual desde su biblioteca, sin la presencia de fieles y retransmitidas en video, tras verse obligado a ello por la segunda ola del coronavirus en Italia.

"Por desgracia, hemos tenido que reanudar estas audiencias en la biblioteca para protegernos de los contagios del Covid-19", explicó el papa Francisco con un tono grave en el inicio de un acto que en tiempos normales atraía a miles de personas en la plaza de San Pedro en el Vaticano.

"Esto nos muestra también que debemos estar muy atentos a las indicaciones de las autoridades políticas o sanitarias", declaró el pontífice argentino, a pesar de sus reticencias a utilizar mascarilla y exigir a sus visitantes que lo hagan. "Ofrezcamos al señor esta distancia entre nosotros para el bien de todos", añadió Francisco, quien elogió a todos aquellos "que arriesgan su vida y lo hacen por amor, por vocación", como los médicos o enfermeros.

"Después de tantos meses, retomamos nuestro encuentro cara a cara, en lugar de hacerlo a través de la pantalla, es magnífico", dijo Francisco cuando pudo volver a estar en contacto con los fieles.

Italia, donde el gobierno acaba de decretar un toque de queda nocturno, superó los 39.000 muertos y los 750.000 casos de coronavirus.