Escucha esta nota aquí

"Bild", dirigido por Julian Reichelt como editor jefe desde 2017, es el diario de mayor tirada de Alemania y ha marcado el panorama mediático del país de forma significativa desde su fundación en 1952. Conocido por su afán de polémica, el medio de comunicación recibe a menudo críticas: por ejemplo, tras lanzar un ataque en portada contra el virólogo Christian Drosten, uno de los asesores de la Canciller Angela Merkel, al comienzo de la pandemia. La publicación recibe regularmente reprimendas del Consejo de Prensa alemán.

Detrás del periódico está la poderosa editorial Axel Springer, fundada en Alemania tras la Segunda Guerra Mundial y que inicialmente publicaba diarios y revistas. Hoy en día, la empresa ya no es una editorial tradicional, dice el experto en medios de comunicación Christopher Buschow, de la Universidad Bauhaus de Weimar. Springer se considera más bien una empresa de medios de comunicación o un grupo digital, cuyos ingresos centrales ya no se generan únicamente a través del periodismo, sino también por otras inversiones como el portal de empleo Stepstone.

Con la mira en el mercado estadounidense

El hecho de que Axel Springer pretenda seguir expandiéndose en el extranjero hace que las implicaciones del actual escándalo en "Bild" se extiendan más allá de Alemania. En los últimos años, Axel Springer ha invertido mucho en mercados extranjeros, concretamente en Estados Unidos y Polonia.

"El objetivo claro de la empresa es jugar un rol mucho más importante fuera de Europa", dijo Buschow. "Ha entendido que en un mundo de medios de comunicación basados en plataformas, donde los grandes gigantes tecnológicos marcan las reglas en muchos aspectos, Estados Unidos es clave si se quiere tener un impacto global como empresa mediática."

Esta expansión, añadió, "se está impulsando con mucha energía y recursos financieros". Axel Springer compró en agosto el medio de comunicación estadounidense Politico por mil millones de dólares. En 2015, la empresa compró Business Insider.

Según Buschow, es lógico que la situación de "Bild" reciba una atención especial en el extranjero debido a que Axel Springer aspira a ser un referente internacional. Al fin y al cabo, fue el New York Times el que publicó la historia en inglés que detallaba los actos de mala conducta de Reichelt que finalmente llevaron a su destitución.

"El hecho de que se necesite cobertura extranjera para hablar de algunos temas no me sorprende", dijo Buschow. "También lo he observado en otros casos, en los que los medios de comunicación alemanes estuvieron extraordinariamente callados, aunque en realidad hubiera habido mucho que informar". Eso suele ocurrir cuando los medios de comunicación están afiliados a determinados partidos políticos, añadió.

"En asuntos como este, en los que el panorama de la prensa en su conjunto se ve afectado o grandes y poderosos grupos mediáticos se ven afectados, a menudo se necesita una visión externa", dijo.

Buschow señala que el director general de Axel Springer, Mathias Döpfner, es también presidente de la Federación de Editores de Periódicos Alemanes (BDZV), otra razón por la que los competidores podrían no querer involucrarse para informar negativamente sobre el gigante mediático.

Sin embargo, The New York Times no ha sido el único medio que ha investigado el asunto. Los periodistas de la editorial rival de Springer, Ippen, habían investigado las acusaciones de acoso sexual contra Reichelt, pero no publicaron sus conclusiones.

El acoso sexual en el panorama mediático

A principios de este año, "Der Spiegel" también informó de unas acusaciones que no dieron lugar a que Reichelt dejara su puesto. En cambio, Reichelt presentó cargos contra "Der Spiegel". El semanario publicó un artículo sobre lo que describió como "el sistema de Reichelt": la seducción, promoción y posterior despido de mujeres jóvenes en "Bild".

El escándalo marca quizás un punto de inflexión en el movimiento #MeToo en Alemania, que ya está muy presente en el panorama mediático de Estados Unidos. Un acontecimiento histórico fue el escándalo de acoso sexual en Fox News que involucró al jefe de la cadena, Roger Ailes.

 En 2016, la periodista de Fox News Gretchen Carlson presentó una demanda que provocó una investigación interna en la cadena y dio lugar a una serie de denuncias de acoso sexual contra Ailes, considerado un hombre clave para el partido republicano. Con su reputación dañada, Ailes dimitió en 2016 de Fox News.

La historia inspiró la película de 2019 "Bombshell", protagonizada por Nicole Kidman, que interpreta a Carlson, y Margot Robbie, que interpreta a un personaje ficticio acosado por Ailes cuando aspira a convertirse en presentadora de noticias de televisión.

Comentarios