Escucha esta nota aquí

Un "espejo espiritual" de obsidiana pulida que se cree que fue utilizado por el famoso asesor de la reina Isabel I, John Dee, tiene su origen en la cultura azteca, hace unos 500 años, según sugiere un nuevo estudio publicado en la revista Antiquity.

Aunque ya se sospechaba que el espejo había sido fabricado por la cultura azteca, el hallazgo refuerza la idea de que el espejo fue utilizado por el ocultista en sus intentos de comunicarse con los ángeles.

John Dee, el protocientífico isabelino

Dee, además de consejero en la corte de la reina Isabel I en 1558 hasta la década de 1570, fue un consumado alquimista, astrólogo, cartógrafo y matemático. Como astrólogo de la corte y asesor científico, abogó por la exploración en ultramar y el establecimiento de colonias.

"Más tarde se involucró en la adivinación y el ocultismo, tratando de hablar con los ángeles mediante el uso del skrying, o conjuración de ángeles y espíritus a través de herramientas de clarividencia como cristales y espejos", explicó a CNN Stuart Campbell, el autor principal del estudio y arqueólogo de la Universidad de Manchester.

Espejo de Dee es de origen mexicano

Los espejos de obsidiana como el de Dee –actualmente expuesto en el Museo Británico en Londres– eran conocidos en la cultura azteca, pero no había registros sobre los orígenes de su espejo. Sin embargo, el análisis geoquímico permitió a los investigadores relacionar la obsidiana del espejo –un tipo de vidrio volcánico– con Pachuca, México, una fuente popular de obsidiana para el pueblo azteca.

Para llegar a sus conclusiones, los investigadores utilizaron un escáner portátil de fluorescencia de rayos X, y midieron las proporciones de titanio, hierro, estroncio y otras sustancias y las comparó con las encontradas en la obsidiana de México.

Además del espejo de Dee, estudiaron otros dos espejos aztecas y una losa rectangular de obsidiana, también expuestos en el Museo Británico. El análisis demostró que los cuatro fueron hechos con obsidiana mexicana –no una copia hecha con obsidiana europea– y que Dee probablemente adquirió el espejo después de que fuera traído a Europa desde México.

Conjurar ángeles y espíritus

"Sabemos que el conquistador español Hernán Cortés a veces encargaba artículos a artesanos aztecas para poder enviarlos a la corte española", dijo Campbell a CNN. "Así que es incluso posible que algunos de los espejos circulares como el de John Dee fueran fabricados especialmente por artesanos aztecas en la época de la conquista del Imperio Azteca para enviarlos a Europa", agregó.

Según Campbell, el hallazgo refuerza la teoría de que Dee lo utilizaba para conjurar ángeles y espíritus. Además, es probable que Dee, quien estaba muy interesado en la exploración del Nuevo Mundo, conociera las supuestas propiedades mágicas del espejo cuando lo adquirió.

Los espejos y la deidad Tezcatlipoca

Los aztecas utilizaban la obsidiana con fines medicinales y consideraban su superficie reflectante como un escudo contra los malos espíritus. El vidrio volcánico también se asociaba con la muerte, el inframundo y a un dios en particular: Tezcatlipoca ("espejo humeante" en lengua náhuatl), una deidad de la creación en el panteón azteca y un dios de los hechiceros.

Tezcatlipoca es representado frecuentemente con espejos que le permiten ver los pensamientos y acciones de los humanos. "Hay una asociación bastante específica con este tipo de espejos y esa deidad en particular", aseguró Campbell a Live Science.


Comentarios