Escucha esta nota aquí

Las autoridades francesas desaconsejan ahora utilizar mascarillas hechas en casa, pero también las fabricadas que no garantizan un filtrado superior al 90 por ciento ante el riesgo que suponen las nuevas variantes del coronavirus.

El ministro de Sanidad, Olivier Véran, justificó este martes la nueva consigna porque el Alto Consejo de la Salud, una instancia consultiva de carácter técnico, estima que son insuficientes ante los mayores niveles de contagios que han puesto en evidencia algunas de esas cepas, como la que ha proliferado en el Reino Unido.

En una entrevista a la emisora France Inter, el ministro explicó que las que no ofrecen suficientes garantías ante esa nueva amenaza son las hechas de forma artesanal y también las fabricadas con tejido de categoría 2, que únicamente aseguran el filtrado del 70 por ciento de las partículas de 3 micrómetros.

Variante "agresiva"

Se siguen recomendando las quirúrgicas, así como las textiles de categoría 1, que ofrecen un filtrado superior al 90 por ciento.

Véran indicó que a partir de los test PCR que se hacen en Francia, la cepa que se ha desarrollado en el Reino Unido suponen en torno al 1,4 por ciento de los casos positivos, lo que significa entre 200 y 300 diarios y unos 2.000 en total en el país actualmente.

Pero más allá de esa cifra relativamente reducida, advirtió de que hay ejemplos de que se trata de una variante "muy agresiva y muy contagiosa", como la de una residencia en la región de París en la que ya se han contagiado 36 personas con esa misma variante.


Comentarios