Escucha esta nota aquí

El presidente de Perú, Francisco Sagasti, descartó este domingo (29.11.2020) que vaya a iniciar un proceso de cambio de la Constitución Política, durante su gestión transitoria, y dijo creer en que su Consejo de Ministros reciba el voto de confianza del Parlamento.

En una entrevista televisada desde Palacio de Gobierno, Sagasti aseguró que no tiene el mandato para iniciar un proceso de cambio constitucional, al haber sido designado por el Congreso para suceder al renunciante Manuel Merino y entregar el Gobierno a quien gane las elecciones en abril próximo.

"En todo el mundo, las Constituciones van evolucionando", indicó el mandatario y recordó que hubo un grupo de trabajo que inició un planteamiento de cambio constitucional desde el año 2000. Sagasti agregó que durante su periodo -que concluirá el 28 de julio del 2021- se podrá recoger información y sentar las bases, "pero no vamos a ir más allá, no tenemos la legitimidad, ni el tiempo para hacerlo".

Por otra parte, y con menos de 20 días en el Ejecutivo, el gabinete formado por Sagasti se presentará ante el Congreso los próximos 3 y 4 de diciembre para pedir el voto de confianza a los planes que desarrollará en los siguientes meses. En tal sentido, Sagasti explicó que cree en la "sensatez" de las bancadas legislativas, más que en la palabra empeñada por los representantes de los partidos políticos con los que dialogó en la última semana.

Sagasti sobre la Policía y el coronavirus

Algunos de los conflictos y retos más urgentes para su Gobierno son la situación de inseguridad ciudadana que podría generar una anunciada huelga de la Policía Nacional, en rechazo a los cambios en el alto mando, así como la aplicación de la vacuna contra el COVID-19 antes de las elecciones generales de abril.

Sobre el tema de la Policía, Sagasti respondió que entiende "la insatisfacción de aquellos oficiales que han sido retirados", pero que "estos llamados a huelga lo que hacen es distanciar más a la Policía Nacional de la ciudadanía". El mandatario pidió a los agentes -retirados por denuncias de presunta corrupción o la violencia registrada en las últimas manifestaciones- "que acepten la situación, pero de ninguna forma traten de crear una situación de zozobra".

Respecto a la disponibilidad y aplicación de las futuras vacunas contra el COVID-19, Sagasti declaró que el contrato por 9,9 millones de dosis con el laboratorio Pfizer está en la etapa de detalles para ver "hasta dónde llega la responsabilidad del proveedor en términos del sistema de frío". Debido a que dicha vacuna no aguanta grandes traslados, va a tener que aplicarse sólo en las ciudades, explicó Sagasti.

ama (efe, El Comercio)

Comentarios