Escucha esta nota aquí

Ante el aumento de los contagios por coronavirus en el Reino Unido, que suma 1,1 millones de casos desde el inicio de la pandemia, el Parlamento británico aprobó el confinamiento desde este jueves (05.11.2020) hasta al menos el próximo 2 de diciembre, con el apoyo tanto del gobernante Partido Conservador como del opositor Laborista.

Los ciudadanos deberán quedarse en casa salvo por motivos concretos (entre los que se incluye, además de ir al médico o cuidar a mayores, el ejercicio al aire libre) y durante cuatro semanas estarán cerrados establecimientos no esenciales (tiendas de ropa, gimnasios y peluquerías) y los bares que no ofrezcan comida para llevar, mientras que los colegios permanecerán abiertos.

El gobierno británico es consciente del "significativo" impacto económico de las restricciones y ya anunció hace unos días que amplía todo este mes el plan por el que los trabajadores de compañías obligadas a cerrar durante el confinamiento recibirán el 80 % de su salario hasta un máximo de 2.500 libras (2.775 euros).

En tanto, en Italia, desde mañana regirá el toque de queda nacional a partir de las diez de la noche y hasta las 05.00 hora local, para intentar frenar la segunda ola del coronavirus en un país en el que, desde que comenzó la pandemia, se han producido más de 790.000 contagios y más de 39.000 muertes (352 en el último día, el segundo peor dato desde mayo).

Las nuevas medidas, que estarán en vigor hasta el 4 de diciembre y que incluyen el cierre de cines, teatros, gimnasios, piscinas, salas de conciertos, museos, exposiciones y recreativos, divide además Italia en tres zonas en función del riesgo de contagio que presentan y en ellas habrá restricciones más o menos severas. (efe)