Escucha esta nota aquí

Los italianos desafían este domingo el avance del coronavirus para votar en referéndum y elecciones regionales, sobre todo en Toscana, bastión de la izquierda desde hace medio siglo del que espera apoderarse la extrema derecha.

Siete regiones (más de 20 millones de habitantes) eligen a sus presidentes. En tres de ellas, una posible victoria de la derecha sería una bofetada para el gobierno de Giuseppe Conte, una coalición formada por el Movimiento 5 Estrellas (M5S, antisistema) y el Partido Demócrata (PD, centroizquierda).

Y todo el país vota en un referéndum nacional sobre la reducción del número de parlamentarios, una promesa electoral del M5S. El número bajaría de 945 a 600. Hoy en día, Italia tiene el segundo parlamento más grande de Europa, detrás del Reino Unido (alrededor de 1.400) y por delante de Francia (925).

En estos primeros comicios desde la pandemia, la reticencia de los votantes de más edad influirá en la afluencia a los colegios electorales, que abren de 7:00 a 23:00 el domingo, y de 7:00 a 15:00 el lunes.

Solo 1.820 votantes, confinados en casa debido al coronavirus, pidieron el voto a distancia. Es el caso del exjefe del gobierno italiano Silvio Berlusconi, que ha contraído el coronavirus pero fue dado de alta del hospital hace unos días.

En Roma, el hospital Spallanzani, un centro insignia contra el coronavirus, instalará un colegio electoral en su interior. El establecimiento cuenta con 93 pacientes positivos por covid-19, de los cuales diez en cuidados intensivos.