Escucha esta nota aquí

El presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, relacionó este miércoles (24.02.2021) las matanzas en varias prisiones de su país al crimen organizado transnacional y al narcotráfico, en su primera manifestación sobre los hechos que el martes dejaron 79 muertos y una veintena de heridos.

"Fuerzas oscuras amenazan nuestra convivencia", dijo en un videocomunicado difundido por la Presidencia en el que aseguró que no hay "coincidencias" y que los sucesos de ayer son "consecuencia" de un incremento del narcotráfico.

"No es casual que estuviera organizado desde exterior de las cárceles e internamente orquestado por quienes se disputan el liderazgo y tráfico de drogas en el territorio nacional", precisó al argumentar la coyuntura de lo ocurrido.

Como tampoco lo es, agregó, que "se desmantelara en 2008 la base de Manta" que estaba bajo operación de EE.UU., porque "no es casual de esta forma el crecimiento del tráfico de droga, tampoco después del desmantelamiento de laboratorios de drogas en (la provincia de) Manabí".

Ni "es causal la coincidencia con la reciente denuncia de la prensa colombiana sobre el supuesto financiamiento del ELN (Ejército de Liberación Nacional) a campañas políticas en Ecuador", señaló sobre unas recientes informaciones que han sido tajantemente descartadas por esa guerrilla colombiana y el candidato en cuestión.

Al menos 79 reclusos murieron el martes en una ola de enfrentamientos en tres penitenciarías de Ecuador, en la peor matanza de este tipo que haya conocido el país.

Mayor control en cárceles y más recursos para su manejo

Los organismos del Estado están investigando los hechos en un contexto de rivalidad entre bandas criminales que se disputan el mapa delictivo en el país, y que podrían estar involucradas también en el narcotráfico.

"¿De dónde proviene tanta violencia?", se preguntó en el video el presidente al explicar la situación en las prisiones del país, donde la población de reclusos ha saltado de "9.000 en 2007 a casi 40.000" ahora.

Un hacinamiento que atribuyó a una mayor lucha de su Gobierno contra la delincuencia.

Pero achacó a los Gobiernos que le precedieron la construcción de grandes centros penitenciarios con más de 15.000 reclusos, en contra de "la lógica internacional" que "lleva a construir centros reducidos para mayor control".

"El modelo y la normativa son deficientes", afirmó Moreno, quien reconoció que "faltan recursos económicos y personal", por lo que ha pedido al Ministerio de Finanzas que encuentre fondos para resolver la situación, a pesar de que el Ejecutivo termina su legislatura en apenas tres meses.

Para contener la situación, aseguró que "las Fuerzas Armadas apoyarán con control de armas y explosivos en el perímetro externo (de las cárceles) por el tiempo que sea necesario", y que mañana, en una reunión de Prosur en la que se iba a hablar de salud, pedirá "apoyo internacional para combatir el crimen organizado que tiene presencia regional".

mg (efe, CNN)

Comentarios