Escucha esta nota aquí

Los investigadores que estudian los restos del último barco negrero estadounidense, enterrado en el barro de la costa de Alabama desde que fue hundido en 1860, han hecho el sorprendente descubrimiento de que la mayor parte de la goleta de madera permanece intacta, incluido el corral que se utilizaba para aprisionar a los cautivos africanos durante el brutal viaje a través del océano Atlántico.

Aunque la parte superior del Clotilda, de dos mástiles, ha desaparecido, la sección bajo cubierta donde se guardaban los africanos capturados y las reservas sigue en gran parte intacta después de haber estado enterrada durante décadas en una sección del río que no ha sido dragada, dijo el arqueólogo marítimo James Delgado, de la empresa SEARCH Inc. con sede en Florida.

Último barco de esclavos

El Clotilda fue el último barco conocido que transportó cautivos africanos al Sur de Estados Unidos para su esclavización. Con casi 90 pies (27 metros) de eslora, partió de Mobile, Alabama, para realizar un viaje ilegal de compra de personas décadas después de que el Congreso prohibiera dicho comercio en 1808.

El barco había sido enviado a través del océano en un viaje financiado por un rico hombre de negocios cuyos descendientes siguen siendo prominentes en Mobile. El capitán del Clotilda transfirió su carga humana fuera del barco una vez que llegó a Alabama y prendió fuego a la nave para ocultar las pruebas del viaje. Pero la mayor parte del barco no se incendió y permaneció en el río.

Liberados después de que el Sur perdiera la Guerra Civil, algunos de los africanos esclavizados que fueron transportados a Estados Unidos en el Clotilda se asentaron en una comunidad que crearon llamada Africatown USA, a unos pocos kilómetros al norte del centro de Mobile.

Posibilidad de encontrar ADN humano

De los restos ahora hallados, de conservan al menos dos tercios del barco, y la existencia del corral de esclavos sin luz ni ventilación, construido durante el viaje mediante la adición de un mamparo en el que se retenía a las personas como carga bajo la cubierta principal durante semanas, plantea interrogantes sobre la posibilidad de que queden en el casco recipientes de comida y agua, cadenas e incluso ADN humano, dijo Delgado.

"Es una revelación impresionante", dijo en una entrevista. El descubrimiento aumenta el valor de investigación de los restos del Clotilda y la diferencia de los demás pecios, dijo Delgado. El hallazgo fue confirmado en un informe facilitado a The Associated Press y llevó a que el lugar pasara a formar parte del Registro Nacional de Lugares Históricos en noviembre.

"Es el pecio (de un barco de esclavos) más intacto jamás descubierto", dijo. "Es porque está asentado en el delta del Mobile-Tensaw con agua dulce y en el barro que lo protegía que todavía está ahí".

Mostrados en las cartas de navegación desde la década de 1950, los restos fueron identificados públicamente como los del Clotilda en 2019 y desde entonces se han explorado e investigado, dijo Delgado.

Según informa AP, en enero se estrenará en el Festival de Cine de Sundance un documental de la cineasta Margaret Brown, nacida en Alabama, sobre esta comunidad ahora empobrecida, y los descendientes de los cautivos del Clotilda están planeando una reunión anual en febrero. Se está trabajando en un nuevo museo que pretende ser un catalizador para el turismo y el desarrollo de la zona.

Comentarios