Escucha esta nota aquí

El presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, afirmó este viernes (27.11.2020) que no seguirá al frente del país después de la aprobación de las reformas constitucionales que propuso para calmar los ánimos de protesta en esta antigua república soviética, escenario de multitudinarias manifestaciones antigubernamentales desde las elecciones presidenciales de agosto.

El mandatario, que fue declarado ganador de las presidenciales, comicios calificados de fraudulentos por la oposición y Occidente, arremetió contra los protestantes que "atacan al presidente y a la vertical del poder" en el país.

Lukashenko, cuyo sexto mandato presidencial se extiende hasta 2025, defendió que la vertical del poder existente en Bielorrusia es la columna que ha permitido evitar que el país se derrumbe.

"Dennos democracia, todos deben ser elegidos (...), ya vivimos eso con (el presidente soviético Mijaíl) Gorbachov. Elegíamos a todos, jefes de empresas, directores. ¿Y qué conseguimos con tantas elecciones? Perdimos el país y la Unión Soviética se desintegró. ¿Esa es la fruta podrida que nos quieren vender ahora?", dijo.

Lukashenko afirmó ser partidario de la "nueva Constitución", en referencia a las enmiendas propuestas. Sin embargo, expresó su temor a dejar la nueva Constitución en manos de "un presidente desconocido".

ee (efe/reuters)

Comentarios