Escucha esta nota aquí

Tres personas, entre ellas una hermana de un líder social asesinado en abril pasado, fueron tiroteadas por desconocidos que irrumpieron en una finca de la localidad colombiana de Mercaderes, en el departamento del Cauca (suroeste), informaron este sábado (31.10.2020) fuentes oficiales.

El alcalde de Mercaderes, Fernando Díaz Salamanca, dijo a Efe por teléfono que el triple homicidio ocurrió el viernes por la noche en el caserío El Vado, en el mismo sitio en el que el pasado 29 de abril fueron masacrados Álvaro Narváez Daza; su esposa, María Delia Daza Rodríguez; su hijo Cristian Narváez Daza, y una nieta llamada Jenny Katherine López Narváez.

"Anoche (viernes) nuevamente hombres armados irrumpieron en la vivienda y esta vez las víctimas fueron la hermana del líder asesinado, la hija de la mujer y su compañero sentimental", detalló el alcalde Díaz. El gobernante recordó que por la masacre de abril pasado las autoridades detuvieron a cinco personas.

El personero de Mercaderes, Sergio Esteban Muñoz Fernández, dijo que la Policía, el Ejército, la Gobernación y la Alcaldía realizarán este mismo sábado un consejo de seguridad para "analizar la situación de violencia y tomar las medidas necesarias".

Espiral de violencia

El Cauca es uno de los departamentos colombianos más golpeados por el conflicto armado y prácticamente no conoce los beneficios del acuerdo de paz firmado en noviembre de 2016 por el Gobierno y la entonces guerrilla FARC, ahora convertida en partido político.

Según el observatorio independiente de violencia Indepaz 278 personas han muerto en 70 masacres –o asesinatos de al menos tres personas en un mismo evento– en lo que va del año en Colombia.

El país atraviesa una de las peores arremetidas de los grupos armados desde la firma de la paz con la guerrilla marxista FARC en 2016.

Según el Gobierno, detrás de la mayoría de matanzas están las organizaciones financiadas por el narcotráfico que libran una feroz lucha por la producción y exportación de cocaína a través del Pacífico hacia Centroamérica y Estados Unidos, destino final de la droga.

Guerrilleros del ELN, grupos armados de origen paramilitar, bandas de narcotraficantes y rebeldes que se apartaron de los acuerdos de paz firmados por las FARC se disputan las más de 17.000 hectáreas de hoja de coca sembradas en Cauca.