Escucha esta nota aquí

La canciller alemana, Angela Merkel, rechazó este lunes  introducir de nuevo controles fronterizos en caso de un empeoramiento de la situación en torno a la pandemia del coronavirus y abogó por una "estrecha coordinación".

Durante una ronda de preguntas ante la Asamblea Parlamentaria Germano-Francesa, en la que también participó el primer ministro francés, Jean Castex, Merkel recordó que los controles fronterizos introducidos el año pasado por la pandemia "fueron algo muy duro" y "probablemente inevitable" en la situación de entonces. "Pero coincido en que algo así no se debería repetir", agregó.

La canciller calificó estas medidas el año pasado para contener el coronavirus de "prueba para la Europa sin fronteras" y agregó que de muchas cartas que ha recibido de los ciudadanos se desprende que "sin pandemia, las fronteras entre países pasan desapercibidas".

Agregó que mantener las fronteras abiertas requiere de una "estrecha coordinación" en determinados ámbitos. "Creo que hemos aprendido la lección en cuanto a cómo cooperar y coordinarnos mejor a nivel regional", dijo.

En tanto, según informan los medios, el gobierno federal y los estados federados quieren abordar esta tarde las normas previstas para viajeros que regresen del extranjero ante el avance de la variante Delta en toda Europa y la petición de algunos "Länder" de controles más estrictos para evitar un empeoramiento de la situación.

Así, está previsto que el ministro de la cancillería, Helge Braun, celebre una reunión virtual con sus homólogos regionales, aunque no se espera ningún tipo de decisión.

La incidencia acumulada en siete días en Alemania sigue bajando y se sitúa en 5,6 nuevos contagios por cada 100.000 habitantes, con 4.667 nuevos positivos en una semana. Las autoridades sanitarias notificaron 219 nuevas infecciones y ocho muertos en las últimas 24 horas, según datos del Instituto Roberto Koch (RKI) actualizados esta pasada madrugada. (EFE)

Comentarios