Escucha esta nota aquí

Centenares de personas acompañaron este sábado (26.09.2020) a las familias de los 43 estudiantes de Ayotzinapa -desaparecidos en 2014- en una manifestación para exigir justicia que recorrió el centro de Ciudad de México.

La marcha, plagada de cubrebocas por la pandemia de Covid-19, transcurrió entre cánticos y pintadas en las paredes desde el emblemático Ángel de la Independencia hasta el Zócalo, donde se encuentra el Palacio Nacional, sede del Ejecutivo.

"Lo más importante es que no tenemos a los 43, no sabemos el paradero de nuestros 43 compañeros, por eso decidimos en esta jornada de septiembre salir a las calles, cuando sabemos que hay una pandemia", expresó el abogado de las familias, Vidulfo Rosales, en un mitin en el Zócalo.

Frente a una plaza medio llena debido al campamento que días antes instaló un movimiento ultraconservador contrario al Gobierno, Rosales dijo que si las empresas pueden reabrir en plena pandemia, las víctimas no estarán "esperando a que les den permiso para salir a las calles".

La marcha paró unos minutos frente al monumento +43 -instalado por manifestantes en 2015 en el centro de la capital- donde leyeron los nombres de los 43 desaparecidos. Los protestantes corearon los tradicionales cánticos de "26 de septiembre no se olvida, es de lucha combativa", "Vivos se los llevaron, vivos los queremos" y "Ayotzinapa vive, la lucha sigue".

Durante el mitin, el abogado de las familias celebró que el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, anunciara que hay órdenes de captura contra militares y policías federales vinculados a la desaparición: "hoy están abiertas las investigaciones. Tenemos órdenes de aprehensión contra militares que se están librando, contra policías federales que también están saliendo y que pronto van a ser detenidos", expresó aunque insistió en que todavía se debe esclarecer el paradero de los jóvenes.

Detonaciones y pintas al finalizar la marcha

En tanto, al menos seis detonaciones fueron hechas con explosivos contra la fachada y los balcones de los edificios del Palacio Nacional y la Corte Suprema de Justicia, mientras que personas encapuchadas se enfrentaron a elementos policiales lanzando bombas molotov.

Los grupos -que según la prensa local son autodenominados anarquistas- dejaron a su paso pintas y lanzaron piedras a otros edificios como los del Banco de México.

ama (efe, Azteca Noticias, Telediario, El Heraldo, Reforma, El Universal, La Jornada, Milenio, La Razón)