Escucha esta nota aquí

Miles de personas participaron el sábado en el "Desfile de la igualdad" en Varsovia, organizado para defender los derechos de las minorías sexuales en Polonia.

El Consejo de Europa clasificó a Polonia en la última posición en la Unión Europea (UE) en materia de derechos LGBTQ (lesbianas, gays, bisexuales, transexuales y queers).

Y en un informe reciente de esta organización paneuropea estimó además que los responsables políticos polacos agravaron la situación en los últimos años.

La marcha, convocada por organizaciones de defensa de derechos de minorías y con el apoyo del alcalde de Varsovia, el liberal Rafal Trzaskowski, recorrió el centro de la capital bajo un sol abrasador y al son de la música difundida por altoparlantes.

"El arcoíris no ofende a nadie" era el lema muy presente durante la manifestación.

En marzo, un tribunal absolvió a tres activistas acusados de ofender los sentimientos religiosos por pegar carteles de la Virgen María con una aureola arcoíris.

Según periodistas, unas 20.000 personas, en su mayoría jóvenes, participaron en la marcha. Ni la policía ni el ayuntamiento comunicaron cifras.

Según el jefe del partido nacionalista conservador Ley y Justicia (PiS), en el poder desde 2015, Jaroslaw Kaczynski, los homosexuales constituyen una amenaza para la familia tradicional.

Con el apoyo del gobierno, varias regiones o localidades se declararon libres de "ideología LGTB". 

Comentarios