Escucha esta nota aquí

El ministro alemán del Interior, Horst Seehofer, impulsará un estudio sobre el racismo en la sociedad alemana y no solo en la policía, tras el revuelo causado por unos chats de contenidos neonazis entre fuerzas policiales.

Seehofer, de la conservadora Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), rechazó que se lleve a cabo un estudio "basado exclusivamente en acusaciones de racismo estructural en la policía", indicó al periódico dominical Bild am Sonntag publicado este domingo.

"Se necesita un enfoque mucho más amplio de la sociedad en su conjunto y en eso estamos trabajando", explicó.

La suspensión de servicio de 29 agentes del estado federado de Renania del Norte-Westfalia (oeste) por participar en chats en los que se compartían imágenes de Adolf Hitler, simbología nazi y también recreaciones de un refugiado ante una cámara de gas generó una fuerte controversia en Alemania

Las revelaciones pusieron bajo presión a Seehofer, dado que no solo rechaza un estudio sobre estos comportamientos en la policía, sino que el Partido Socialdemócrata (SPD), que es aliado en la coalición gubernamental, sí exige la investigación.

Seehofer considera que tal estudio podría menoscabar la credibilidad del cuerpo y argumenta que la policía está ahora mismo sobresaturada, en parte por las nuevas situaciones de seguridad creadas por la pandemia.

Los ataques y hostilidad hacia los agentes han ido en aumento, ya sea en manifestaciones de los contrarios a las restricciones anitcoronavirus o entre la izquierda radical y otros grupos políticos.