Escucha esta nota aquí

En un mensaje por video enviado con ocasión de la vigilia en línea organizada por la Renovación Carismática Católica por el Pentecostés, el papa Francisco hizo un llamado ayer sábado (30.05.2020) a construir una sociedad más justa una vez que la pandemia del coronavirus haya sido superada. El líder religioso instó a cambiar la forma de ver la vida, porque "no nos salvamos solos”.

"Cuando salgamos de esta pandemia, no podremos seguir haciendo lo que veníamos haciendo, y cómo lo veníamos haciendo. No, todo será distinto", declaró el pontífice en su mensaje. "De las grandes pruebas de la humanidad, y entre ellas de la pandemia, se sale o mejor o peor. No se sale igual", añadió, preguntando: "¿Cómo quieren salir ustedes? ¿Mejores o peores?".

Jorge Mario Bergoglio apuntó que no servirá de nada el sufrimiento causado por la enfermedad, que ya deja más de 6 millones de contagiados y 366.000 muertos en el mundo, "si no se construye una sociedad más justa”. En el video, Bergoglio habló de un mundo que sufre y pidió que "el Espíritu nos dé ojos nuevos, abra nuestra mente y nuestro corazón para enfrentar este momento y el futuro con la lección aprendida: somos una sola humanidad. No nos salvamos solos".

Sin mascarilla

Para Francisco, "si no trabajamos para terminar con la pandemia de la pobreza en el mundo, con la pandemia de la pobreza en el país de cada uno de nosotros, en la ciudad en donde vive cada uno de nosotros, este tiempo habrá sido en vano". Poco antes el papa rezó por el fin de la crisis sanitaria y por el desarrollo de una vacuna en los Jardines del Vaticano junto a un selecto grupo compuesto por un centenar de personas.

Un médico, una enfermera, un paciente que se recuperó del COVID-19, un familiar de un fallecido en la crisis italiana y los padres de un niño que nació durante la emergencia se contaron entre ellos. El papa pidió a la virgen María que diera consuelo a quienes perdieron a seres queridos por culpa del nuevo coronavirus. Por seguridad, se sentaron a prudente distancia y muchos usaban mascarillas, aunque Francisco no.