Escucha esta nota aquí

La Asamblea General de la Unión Astronómica Internacional (IAU, por sus siglas en inglés) llegó a un acuerdo el 24 de agosto de 2006 para modificar la definición oficial de lo que debería ser considerado como un planeta.

Entre sus principales puntos, la IAU estableció que un planeta debe tener determinadas características, como por ejemplo, orbitar alrededor del Sol, tener masa suficiente para ser esférico y ser el objeto astronómico dominante de su órbita, alejando cuerpos similares a él.

Bajo esta nueva definición, y precisamente por el último punto, Plutón dejó de ser considerado el planeta número nueve del Sistema Solar y pasó a categorizarse como un planeta enano.

Científicos piden un cambio más inclusivo de definición

Pero no todos están de acuerdo con la definición. Recientemente, un grupo de académicos liderado por el científico Phillip Metzger de la Universidad de Florida Central (UCF), considera que Plutón, la Luna, asteroides y otros cuerpos celestes deberían ser considerados planetas, según explican en un estudio publicado por la revista Icarus.

Entre sus motivos principales, estos investigadores sugieren que la definición de la palabra "planeta" debería estar basada únicamente en las propiedades físicas del objeto astronómico, específicamente, que el cuerpo en cuestión sea -o haya sido- geológicamente activo.

"Es como definir la palabra 'mamíferos'. Son mamíferos tanto si viven en la tierra como en el mar. No se trata de su ubicación. Se trata de las características intrínsecas que los hacen ser lo que son", argumentó Metzger.

Culpa de la cultura popular y la astrología

Según interpretaron los autores del estudio, que analizaron en profundidad los últimos 400 años sobre documentos científicos al respecto, la definición de Galileo Galilei, quien consideraba que los planetas eran objetos que cambian con el tiempo y que reflejan la luz solar en vez de producir luz propia, era mucho más inclusiva y certera.

Asimismo, los especialistas reclamaron que ha sido culpa de la cultura popular, el folclore, la astrología, y las negligencias de los astrónomos en la literatura científica los que fueron cambiando el sentido

"Esto podría parecer un pequeño cambio, pero socavó la idea central sobre los planetas que se había transmitido desde Galileo", agregó Metzger.

Una discusión que no ha concluido

Los detractores de este estudio podrían argumentar que la comprensión y conocimiento que se tienen en la actualidad son muy superiores y mucho más sofisticados a los que se tenían en la época de Galileo.

La discusión sobre la categorización de Plutón, la Luna y otros cuerpos celestiales no es para nada nueva. Por esto mismo la IAU esperaba ponerle fin en 2006, algo que evidentemente no logró conseguir.

Comentarios