Escucha esta nota aquí

El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, vetó el lunes (29.11.2021) la ley que despenalizaba la eutanasia y solicitó al Parlamento que aclare las razones por las que se puede acceder a la muerte médicamente asistida.

En un comunicado publicado en la página oficial de Presidencia, Rebelo de Sousa comunicó que devolvió al Parlamento, sin promulgar, la ley de la eutanasia, por lo que el asunto tendrá que retomarse en la próxima legislatura, ya que la Cámara quedará disuelta a finales de esta semana.

El presidente ya había bloqueado una versión anterior de la ley, al enviarla al Tribunal Constitucional para que la revisase. Los jueces terminaron vetándola al considerar que algunos conceptos eran "imprecisos".

El Parlamento aprobó una nueva versión del documento el pasado 5 de noviembre, pero el jefe del Estado tampoco la ha promulgado.

Rebelo de Sousa solicitó esta vez a la Cámara que aclare "lo que parecen ser contradicciones" en el texto sobre las causas por las que se puede recurrir a la eutanasia, y que clarifique si para ello se exige 'enfermedad fatal', si sólo 'incurable' o sólo 'grave", señala el comunicado.

La nueva ley de la eutanasia fue aprobada con los votos de gran parte de los diputados del Partido Socialista (7 votaron en contra), del Bloco de Esquerda, del animalista PAN, de Los Verdes (PEV) y de Iniciativa Liberal, así como de 13 parlamentarios del PSD (centroderecha) y de dos diputadas no inscritas. 


Comentarios