Escucha esta nota aquí

Varios cientos de manifestantes se congregaron el viernes (25.9.2020) frente al tribunal comercial de Marsella, en el sureste de Francia, para protestar contra el cierre anunciado de bares y restaurantes decidido por el gobierno en un intento de contener la epidemia de covid-19. "¡Basta ya! Estábamos tratando de salir adelante. No queremos más ayudas, sino que nos dejen trabajar", dijo Patrick Labourrasse, dueño de un restaurante afectado por la medida.

La multitud abucheó el nombre del ministro de Salud francés, Olivier Véran, que anunció las nuevas restricciones, que incluyen el cierre de todos los bares y restaurantes de la metrópoli de Aix-Marsella a partir del sábado, 26 de septiembre, y durante quince días. Frente a estas protestas, el ministro de Salud decidió viajar a Marsella esta tarde. Tiene previsto visitar uno de los principales hospitales públicos de la ciudad.

Representantes locales, tanto de izquierda como de derecha, también se pronunciaron en contra de las medidas en una columna firmada por más de 50 funcionarios electos. "Están cometiendo un error estratégico fundamental, están agravando la crisis económica y están creando una crisis social sin resolver la crisis sanitaria", denunciaron. 

El presidente de la región Provenza-Alpes-Costa Azul, Renaud Muselier, anunció por su parte que iba a presentar un recurso contra el decreto prefectoral que impone estas medidas.(afp)