Escucha esta nota aquí

Con nueve votos a favor, tres en contra y una abstención, el concejo comunal de Anguillara Veneta, un pequeño poblado con poco más de 4.000 habitantes, decidió otorgar la ciudadanía honoraria al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, justo cuando éste enfrenta una serie de acusaciones en su país debido a la forma en que su gobierno ha enfrentado la pandemia del coronavirus.

La historia comenzó en 2018, cuando este municipio de Padua decidió indagar en los orígenes de Bolsonaro, descubriendo que su familia es originaria de la región. Desde entonces ha habido debates sobre la pertinencia de la entrega de semejante honor, lo que finalmente quedó zanjado con la votación de este martes 26 de octubre.

La alcaldesa de Anguillara Veneta, Alessandra Buoso (La Liga, ultraderecha) explicó que si bien la ciudadanía se confiere al mandatario, se trata de un gesto que "simbólicamente va dirigido a toda la nación que él representa". Y agregó que "en los últimos días nos han atacado injustamente por haber propuesto la entrega de este honor, que creemos es, ante todo, un símbolo que une al pueblo de Véneto con el pueblo brasileño. Es un reconocimiento a todos quienes han dejado su tierra natal para partir rumbo a lo desconocido".

La historia señala que un millar de habitantes de esta comuna emigraron a Brasil a fines del siglo XIX, empujados por la pobreza y la búsqueda de oportunidades. En ese grupo habrían viajado los antepasados del mandatario, que dejaron Italia en 1888.

Como sea, en la oposición había rabia. El concejal Antonio Spada dijo que era "inadmisible que se le otorgue la ciudadanía a una persona que, por su comportamiento con sus ciudadanos, es absolutamente contrario a nuestra Constitución". Y agregó: "Estamos hablando de un hombre que está poniendo en peligro la vida de millones de personas al oponerse a la vacuna" contra el SARS-CoV-2.

Incluso grupos religiosos han escrito a la alcaldesa Buoso y le han preguntado qué mérito tiene Bolsonaro para ser honrado en Italia. "Es un presidente que está masacrando la vida de las personas, especialmente de los más pobres, sigue haciendo una política negacionista (del coronavirus) y, por si fuera poco, favorece la destrucción de la Amazonía", dice parte de la misiva.

Jair Bolsonaro viajará a Italia para la cumbre del G20 de este fin de semana en Roma. Luego podría desplazarse a la tierra de sus antepasados, en un visita que por ahora no ha sido confirmada.


Comentarios