Escucha esta nota aquí

El tenista español Rafa Nadal, número 2 del mundo, reapareció el miércoles en segunda ronda del Masters 1000 de Roma después de 200 días sin competir, y lo hizo con una victoria arrolladora sobre Pablo Carreño.

Nadal, que no empuñaba la raqueta en partido oficial desde febrero, cuando ganó el Torneo de Acapulco contra Taylor Fritz, admitió que ni siquiera él pensó regresar en ese nivel.

"No esperaba un debut tan bueno", dijo el mallorquín tras el duelo fraticida en el cual se impuso al reciente semifinalista del US Open por un doble 6-1.

La estrella de Manacor habló sobre la pista central del Foro Itálico y se mostró sorprendido por el buen nivel mostrado durante el primer encuentro que disputaba desde marzo, como comentó nada más terminar el choque. "Jugué un gran partido", expresó.

Nadal se deshizo de Carreño en poco más de hora y media, cediendo sólo dos juegos en todo el partido. Había expectación por ver si el asturiano era capaz de plantar cara a Rafa sobre la tierra de Roma, después de rozar la final del Abierto de Estados Unidos.

Sin embargo, acusó el esfuerzo realizado en las últimas semanas, tal y como reconoció también Nadal: "Él estaba un poco cansado, pero es un arranque perfecto para mí".

Al ser el primer partido del mallorquín tras la suspensión provocada por el coronavirus, era su primera vez jugando a puerta cerrada. Nadal, acostumbrado al calor del público italiano, notó su ausencia.

"Es raro. Jugar sin público en cualquier sitio es complicado, pero aquí en Roma es un público muy animado. Les echo de menos", se lamentó el tenista.