Moscú no ha pedido ayuda a Pekín para llevar a cabo la operación militar en Ucrania, aseguró este lunes el portavoz presidencial ruso, Dmitri Peskov, informan las agencias rusas.

14 de marzo de 2022, 15:36 PM
14 de marzo de 2022, 15:36 PM

En una rueda de prensa en Moscú, al portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, se le pidió este lunes (14.03.2022) que se pronunciara sobre la información publicada en medios estadounidenses que indicaban que Rusia había pedido asistencia militar a China, a lo que Peskov contestó con un rotundo "no", según las fuentes.

Medios estadounidenses aseguraron este lunes que Rusia ha solicitado a China apoyo militar y asistencia económica, incluso drones, para la invasión de Ucrania,que inició el pasado 24 de febrero, y citaron como fuentes a funcionarios de EE.UU.

China también negó hoy estas informaciones. "Es completamente falso, es pura desinformación. China ha expuesto su posición sobre la crisis en Ucrania de forma clara y consistente. Jugamos un papel constructivo y evaluamos la situación de manera imparcial e independiente. Denigrar la posición de China no es algo aceptable", dijo hoy en rueda de prensa el portavoz chino de Exteriores, Zhao Lijian.

Peskov también fue preguntado sobre la posible duración de la operación militar rusa en Ucrania y dijo que el "Klemlin no tenía nada que decir al respecto".

"No se puede decir nada por ahora", respondió cuando se le preguntó si el Kremlin podría revelar cuándo se completaría la operación especial.

Y también guardó silencio cuando se le preguntó si el presidente ruso, Vladimir Putin, estaba satisfecho con el progreso de la operación especial en Ucrania, describe la agencia Tass.

Previamente había señalado que los planes de Moscú sobre esta operación avanzan de acuerdo con el plan original y se completará a tiempo y en su totalidad, aunque no ofreció más detalles.

Al comienzo de la operación, Putin ordenó al Ministerio de Defensa que se abstuviera de asaltar de inmediato las grandes ciudades ucranianas, incluida Kiev, explicó Peskov.

Según el portavoz del Klemlin, las unidades ucranianas habían organizado posiciones de tiro y desplegado armas pesadas en las viviendas y en áreas densamente pobladas que al ser atacadas "hubiera implicado grandes pérdidas entre los civiles", precisó.

"La operación se planeó originalmente teniendo (estas circunstancias) en cuenta", indicó a los periodistas.