Escucha esta nota aquí

La cifra de cadáveres localizados en fosas clandestinas en el municipio de Salvatierra, en el estado de Guanajuato, centro de México, aumentó a 66 al tiempo que aparecieron fisuras entre la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas (CNB) y la Fiscalía General del Estado, se informó este miércoles (04.11.2020).

"Lamentablemente en ningún lugar estábamos preparados para la dimensión de lo que estamos viviendo a lo largo y ancho del país", reconoció hoy la titular de la CNB, Karla Quintana, en entrevista con medios de comunicación.

Fue el 28 de octubre cuando la CNB, en conjunto con su organismo homólogo en Guanajuato, informó de la localización de 59 cuerpos en un predio de aproximadamente 6.000 metros cuadrados, ubicado a solo tres kilómetros de la Alcaldía de Salvatierra, y una semana después las autoridades sumaron siete cadáveres más.

Con el hallazgo de los primeros 59 cuerpos, aproximadamente 250 personas acudieron a un módulo que dispuso la Fiscalía General del Estado para tomarles muestra de ADN y poder verificar así si alguno de los cadáveres corresponde a los familiares que buscan.

No obstante, las fosas en Salvatierra no son el único caso de este tipo en Guanajuato. A finales de septiembre, en el municipio de Irapuato fueron localizadas 17 bolsas de plástico con restos humanos, aunque todavía se desconoce a cuántas personas corresponden.

Sumado a ello, el 30 de octubre fueron descubiertos cuerpos en el municipio de Cortazar, aunque la Fiscalía aún no informa oficialmente cuántos.

De acuerdo con el Informe sobre la situación de fosas clandestinas en Guanajuato, llevado a cabo por la organización Data Cívica y la Universidad Iberoamericana, de enero de 2009 a julio de 2020 se identificaron 109 fosas clandestinas, de las cuales se han exhumado 268 cuerpos humanos.

La guerra entre cárteles

Los municipios de Pénjamo, Irapuato, Celaya, Villagrán y Acámbaro concentran cerca del 40 % del total de fosas, un fenómeno ligado a la presencia del crimen organizado, dijo el investigador Fabrizio Lorusso.

Y es justamente la disputa entre dos organizaciones criminales, principalmente, la que ha convertido a Guanajuato en la entidad más violenta de México desde el 2018.

Por un lado está el Cártel Santa Rosa de Lima, nacido en el municipio de Villagrán, y enfrente está el Cártel Jalisco Nueva Generación, liderado por Nemesio Oseguera Cervantes, El Mencho, cuya presencia crece paulatinamente a lo largo y ancho del territorio mexicano.

Este año, con corte a septiembre, son 3.438 las personas asesinadas en el estado de Guanajuato, de acuerdo con cifras oficiales del gobierno federal, lo cual representa el 13 % del total de víctimas reportadas a nivel nacional, unas 26.231.

gs (efe, Aristegui Noticias)