Escucha esta nota aquí

Este nuevo juicio, que comienza el miércoles, fue ordenado en noviembre de 2019 por la Corte de Casación, se alargará durante tres días y estudiará únicamente la duración de la pena, puesto que la culpabilidad del acusado ya fue establecida de forma firme por la Justicia.

Carlos 'El Chacal' fue condenado en marzo de 2017 a cadena perpetua, una pena confirmada en un tribunal de apelación un año después, por haber lanzado una granada en la galería Drugstore Publicis de París en 1974, causando dos muertes y 34 heridos.

La Corte de Casación anuló parcialmente la segunda sentencia, que había declarado al venezolano culpable de asesinatos y tentativas de asesinato por "efecto de una potencia explosiva", pero también de transportar "un artefacto explosivo sin motivo legítimo".

Este tribunal, la más alta jerarquía judicial de Francia, consideró que el transporte de la granada era "una operación preliminar necesaria para la comisión de los otros delitos" y estimó que Carlos había sido condenado dos veces por el mismo hecho.

Abogada y pareja: "Todo está abierto"

El hombre de 71 años, figura de la lucha armada "antiimperialista" de los años 1970-1980, se enfrentará a un tercer proceso por este caso en un tribunal penal especial encargado de los casos de presunto terrorismo.

"Un juicio solo para fijar la pena no es serio. O hacemos un juicio o no hacemos nada", declaró la abogada de Carlos, Isabelle Coutant Peyre, que durante su presidio se ha convertido en su pareja. "Todo está abierto", añadió, criticando también "los retrasos irrazonables" del procedimiento.

Historial de atentados y condenas

Encarcelado en Francia desde su captura en 1994 en Sudán, el venezolano ya fue condenado dos veces a perpetuidad por la Justicia francesa, por un triple asesinato en 1975 en París, y por cuatro atentados con bomba cometidos en Francia en 1982 y 1983 (11 muertos y 191 heridos).

El ataque en Drugstore Publicis tuvo lugar el 15 de septiembre de 1974 en París. Sobre las 17H10, una granada, lanzada desde un restaurante ubicado en un piso superior, estalló en la planta baja de la entonces popular galería comercial.

Para la acusación, el atentado buscaba facilitar la liberación de un japonés detenido en Orly, miembro del Ejército Rojo japonés, un grupo armado nipón de extrema izquierda que simultáneamente había secuestrado rehenes en la embajada francesa en La Haya.

Este movimiento era próximo a una rama del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP) del que Carlos se había convertido en uno de sus brazos armados en Europa.

Condenado por elementos de cargo

A falta de ADN y de confesión, el venezolano fue condenado por una serie de elementos de cargo, entre ellos el testimonio de un antiguo compañero de armas arrepentido, Hans Joachim Klein.

Según la investigación, la granada usada en Drugstore procedía del mismo lote robado en una base militar en Alemania, así como unas halladas en la casa de la amante de Carlos y las abandonadas en la toma de rehenes en La Haya.

El mismo Carlos había reivindicado esta acción en una entrevista a finales de 1979 en la revista El-Watan Al-Arabi. Pero el acusado negó haber dado dicha entrevista.

En su juicio de apelación, en marzo de 2018, el Chacal narró sus años de huida y lucha política, asegurando que la violencia se la habían "impuesto", pero evitó reconocer los delitos por los que fue condenado.

Comentarios