Escucha esta nota aquí

Un tétrico misterio ha despertado el pánico entre las caballerizas francesas después de que cerca de treinta caballos hayan sido mutilados y asesinados en lo que va de año en distintas zonas del país. Los investigadores no descartan que se trate de prácticas satánicas.

El hocico cortado, los órganos genitales amputados y la oreja derecha cercenada. Los dueños de caballos de carrera, yeguas, ponis y asnos viven con el terror de encontrar sus animales muertos por la mañana.

"Hay un profesionalismo evidente, son personas que actúan con una cierta técnica", dijo el viernes (28.09.2020) el ministro de Agricultura Julien Denormandie, que viajó hasta uno de los centros ecuestres afectados, en Saona y Loira, en el centro del país. Denormandie puso el ejemplo de un poni al que le habían extraído la sangre sin dejar rastro en el prado en el que había encontrado el cadáver para poner énfasis en el carácter meticuloso de los ataques.

Ataques despiadados

En la mayoría de los casos, los atacantes cortan una de las orejas de los caballos, similar al trofeo de un torero en la plaza de toros.

"Se cortan las orejas, se quitan los ojos, se vacía la sangre de un animal ...", dijo Denormandie durante una visita a un establo en el centro de Francia donde un caballo fue atacado recientemente.

En un caso la semana pasada, una yegua en el sureste de Francia fue encontrada destripada junto a un poni con una oreja rasgada. A veces, los perpetradores toman partes de huesos o partes de la nariz del animal, apuntando a burros y ponis, así como a caballos.

"Es un salvajismo cruel de un tipo que rara vez hemos visto antes", dijo el presidente de la Federación Ecuestre Francesa, Serge Lecomte, a la agencia de noticias AFP. "¿Es un culto? La crueldad hacia los animales es la precursora de la crueldad hacia los humanos", agregó.

Misterio sobre los perpetradores

La policía aún no sabe quién está detrás de los inquietantes ataques. Algunas de las teorías actuales incluyen que podría ser un ritual de un culto desconocido, o posiblemente un "desafío" perturbador que circula en las redes sociales, o el resultado de actores imitadores.

Algunos perpetradores fueron vistos por primera vez el lunes pasado cuando el director de un centro de equitación en la región de Borgoña se encontró con dos atacantes.

El director del centro, Nicolas Demajean, dijo que los chillidos de sus cerdos lo alertaron del peligro. Cuando salió a investigar, se encontró con dos atacantes. Demajean fue herido por un asaltante con un cuchillo de podar mientras el segundo atacante cortó a los lados de dos ponis.

Los ponis se están recuperando del ataque, pero están "traumatizados", dijo a la estación de televisión regional France 3. "Solía tener confianza poniendo a mis caballos a pastar. Hoy, tengo miedo", dijo a la estación.

FEW (EFE, AP)