Escucha esta nota aquí

Esta es una de las parejas más influyentes del mundo: Bill y Melinda Gates. Con un comunicado idéntico en Twitter, el multimillonario fundador de Microsoft y su esposa anunciaron su divorcio tras 27 años de matrimonio. "Después de considerarlo cuidadosamente y de trabajar mucho en nuestra relación, hemos decidido poner fin a nuestro matrimonio", escribieron este lunes 3 de mayo, sin mencionar los motivos de la separación.

Pero, aunque vayan por caminos separados en su vida personal, planean continuar juntos su fundación, la Fundación Bill y Melinda Gates, en la que ejercen gran influencia. "Durante los últimos 27 años, hemos criado a tres hijos increíbles y hemos construido una fundación dedicada a ayudar a las personas a llevar una vida sana y productiva en todo el mundo", continuó la pareja. Afirmaron que seguirán avanzando juntos en esta misión. La fundación está considerada como el mayor donante en el sector sanitario.

Un hombre súper rico que cede

Gates es actualmente la cuarta persona más rica del mundo, con una fortuna estimada en unos 120.000 millones de dólares. En 2008, se retiró del negocio operativo de Microsoft en la medida de lo posible. Junto con su todavía esposa, ya había creado unos años antes una de las mayores fundaciones privadas benéficas del mundo, con un capital de casi 47.000 millones de dólares. Gran parte del dinero procede del propio Gates. En 1999 donó un tercio de su fortuna, unos 28.000 millones de dólares. También anunció que en el futuro les daría el 95% de su fortuna. El gran inversionista Warren Buffet también aportó una cantidad considerable.

La fundación se centra en tres áreas: luchar contra el hambre extrema y promover la educación y la salud. El dinero se destina a muchos proyectos de ayuda en todo el mundo, así como a la OMS. Un proyecto muy conocido, por ejemplo, fue la "Revolución de los inodoros" de Gates. Durante muchos años, Gates y su esposa, a través de su fundación, invirtieron más de 200 millones de dólares en el desarrollo técnico de inodoros que no necesitan agua para tirar de la cadena ni un sistema de alcantarillado, con el fin de hacerlo más accesible en todo el mundo.

Gates también ha aportado a la búsqueda de una vacuna contra el coronavirus, invirtiendo dinero en siete posibles candidatas, entre ellos la empresa biotecnológica alemana CureVac. Gates llevaba años advirtiendo de las epidemias. Según el New York Times, Gates ha invertido en total más de mil millones de dólares en la lucha contra las pandemias. El dinero se genera en un fideicomiso en el que invierten empresas como Caterpillar y Walmart.

¿Ganar dinero con los gigantes de la agricultura?

Pero Gates también ha sido criticado por su compromiso. Se le ha acusado, por ejemplo, de colaborar demasiado con controvertidas empresas agrícolas como Monsanto, cuyos herbicidas son considerados cancerígenos. Pero los estrechos vínculos con las organizaciones de ayuda y los jefes de Estado también se ven con ojos críticos y en algunos casos se califican de poco transparentes y antidemocráticos.

En la crisis causada por el coronavirus, muchas teorías conspirativas también han pendido sobre las acciones de Gates, afirmando que quería controlar a la humanidad con microchips. El propio Gates reaccionó con calma y habló en los medios de comunicación de "opiniones extrañas".

Dos personas, una misión

Hasta ahora, Gates comparte la presidencia de su fundación con su todavía esposa y con el multimillonario Warren Buffet. "Seguimos compartiendo la convicción en esta misión y seguiremos trabajando juntos en la fundación", dijeron. Pero es posible que el divorcio entre el Sr. y la Sra. Gates también cambie la financiación.

"El divorcio de la pareja más importante de la filantropía plantea todo tipo de preguntas sobre el futuro de la fundación e incluso el futuro de la filantropía", escribió en Twitter el politólogo de Stanford Bob Reich. Un comunicado de la fundación dice hasta ahora: "Seguirán trabajando juntos para formular y aprobar la estrategia de la fundación, defender las causas de la fundación y proporcionar la dirección de la organización."

Monica Mazzei, abogada especializada en divorcios en San Francisco, cree que el futuro de la fundación dependerá en gran parte de la medida en que los Gates planeen trabajar juntos en el futuro. "Incluso en los divorcios más amistosos que he visto, la preferencia ha sido dividir la fundación en dos para que haya más autonomía y menos roces".

Una anécdota en torno al boletín de una fundación ilustra que puede haber fricciones. En su libro de 2019, Melinda Gates cuenta cómo discutió con Bill al respecto. Originalmente, Bill escribió el boletín solo, pero Melinda quiso que lo escribieran juntos. Luego, en 2013, un párrafo vino de Melinda, un poco más al año siguiente, y finalmente en 2015, el boletín se convirtió en una verdadera coproducción de los dos por primera vez.

Comentarios