Escucha esta nota aquí

A la persistencia de la tercera ola y la llegada de variantes más contagiosas del coronavirus que han motivado las nuevas restricciones a la movilidad, se suman problemas en la producción y entrega de las vacunas con que contaba en las próximas semanas, matizando la luz al final del túnel que empezaba a vislumbrar la UE.

Bruselas amenazó este lunes a la farmacéutica británica con emprender más "acciones" tras quedar insatisfecha con las explicaciones sobre los retrasos aportadas por su presidente, Pascal Soriot, en dos reuniones esta tarde y esta noche con representantes técnicos de la Comisión y los Estados miembros.

Nuevos plazos de AstraZéneca "no son aceptables para la UE"

"La Comisión Europea quiere saber exactamente qué dosis se han producido por AstraZeneca hasta ahora, y a quién o a dónde se han entregado", explicó la comisaria europea de Sanidad, Stella Kyriakides, en una comparecencia sin preguntas tras el primer encuentro.

Bruselas, que licita los contratos con los desarrolladores de vacunas en nombre de los países de la UE, fue informada el viernes pasado por AstraZeneca de que no cumpliría con las entregas firmadas y en las próximas semanas recibiría considerablemente menos dosis que las acordadas. "Esos plazos no son aceptables para la UE", agregó Kyriakides tras la reunión con Soriot, a quien esta misma mañana había pedido explicaciones por teléfono la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen.

"La Unión Europea ha prefinanciado el desarrollo de la vacuna y su producción y quiere ver los frutos de la inversión (...). La UE quiere las dosis firmadas y prefinanciadas cuanto antes y queremos que el contrato se respete íntegramente", agregó la comisaria, que señaló que la UE ha destinado en total 2.700 millones de euros a financiar a las farmacéuticas.

Esta noche, tras una nueva reunión entre los técnicos comunitarios y AstraZéneca, a la que Bruselas ha comprado 300 millones de dosis de ese laboratorio, así como otros 100 millones de dosis adicionales, suficiente para vacunar a 200 millones de personas, persistía el descontento comunitario. "Hoy se ha producido un descontento por la falta de claridad y las explicaciones insuficientes. Los Estados miembros de la UE están unidos: los desarrolladores de vacunas tienen responsabilidades sociales y contractuales que deben cumplir", tuiteó la comisaria de Sanidad.

La Agencia Europea del Medicamento (EMA), que tiene previsto dar su opinión sobre la vacuna de esa farmacéutica británica y la Universidad de Oxford el próximo 29 de enero.

En todo caso, para evitar futuros problemas como el de AstraZeneca, que se suma a los retrasos iniciales de BionTech/Pfizer, en principio ya solucionados, la Comisión exigirá a partir de ahora a los laboratorios que adviertan anticipadamente "cuando quieran exportar dosis a otros países", con excepción de las dosis con fines humanitarios.

Comentarios