Escucha esta nota aquí

Argumentando errores en su implementación, el ministro de Economía, Marcelo Montenegro, anunció la abrogación de una serie de decretos supremos gestado durante el Gobierno de Jeanine Áñez y que guardaban un carácter económico. Del mismo modo, hay dos nueva normativas que entrarán en vigencia.

“Se han abrogado los decretos 4272, del 4198 al 4211; el 4298, el 4139, el 4181 y se derogan artículos específicos del decreto 4339, que establecía una ventanilla única de comercio exterior. Con estas medidas se va desmontando la aplicación de un conjunto de normativas no bien fundamentadas, sin recursos y que tenían errores en su implementación por parte del Gobierno neoliberal”, expresó Montenegro.

El ministro desglosó cada una de estas normativas y explicó que el DS 4272 se suprime porque mantenía un conjunto de políticas orientadas a ajustes administrativos y fiscales por el Covid-19, pero no estaban bien planteadas y no había disponibilidad de recursos. "Esto no es un capricho", aclaró, a tiempo de señalar que se elaborarán nuevas normativas que den sentido a la reactivación de la economía.

También se abrogaron los decretos que establecían medidas tributarias basadas en la urgencia y de manera temporal por el Covid-19, pero que significaron "un sacrificio fiscal grande".

"El diferimiento del impuesto IUE  generó una deuda tributaria de Bs 1.594 millones, esta es una explicación por la que el déficit fiscal se amplió en el anterior gobierno", señaló el ministro.

Del mismo modo se abrogó el DS 4139 que liberaba exportaciones y dejaba sin efecto el tema de abastecimiento interno y precio justo, lo que puede llevar a un escenario de depresiones en los precios; se abrogó el decreto para restituir el tema de abastecimiento interno. 

Además se abrogó el DS 4181 que levantaba el gravamen arancelario para la importación de otras mercancías, pues -a decir del ministro- solo pretendía beneficiar a las empresas importadoras.

Montenegro indicó que el paquete normativo abrogado ocasionó una deuda tributaria que supera los Bs 2.000 millones, lo que conlleva a problemas recaudatorios en entidades como Impuestos Nacionales y la Aduana Nacional.

Por otra parte, también se emitieron dos decretos que tienen la finalidad de normalizar y poder tener un orden legal a la aplicación de los próximos decretos que saldrán a la luz.


Ambos se centran en la compensación para el ajuste del pago de compensación de cotizaciones y del sistema de repartos. Un primer decreto supremo permitirá  hacer un ajuste adicional a la variación porcentual de la UFV, que fue de 1,79% y el adicional para el pago de compensación de cotización de 1,59%, llegando a una variación porcentual total de 3,38% para un total de  125.788 beneficiarios en planilla, cuyo monto es de Bs 229,4 millones.

Para las rentas del Sistema de Reparto hubo variación porcentual de la UFV, que es un dato fijo de 1,79% para esta gestión y una adicional de 1,59%, generando una variación de 3,38%, lo que a su vez genera un monto mensual a distribuir de Bs 5,8 millones y el total de 143,8 millones para 59.063 rentistas y 35.112 derechohabientes, según el ministro.

Comentarios