Escucha esta nota aquí

El Gobierno debe atender un nuevo reto. La Autoridad de Bosques y Tierra (ABT) registró 1.696 focos de calor durante los últimos siete días, de los cuales el 80,7% se localizaron en áreas ya deforestadas o cuya vocación de uso de la tierra está destinada a la producción agropecuaria y el 19,3% se ubica en áreas con cobertura de bosques y otras comunidades vegetales naturales. La situación preocupa.

Las quemas o chaqueos agropecuarios se están adelantado al haber un pronóstico de sequía extrema para julio y agosto, además de los vientos fuertes que predominan es esos meses, los que podrían ocasionar incendios descontrolados, según la lectura de Víctor Hugo Áñez, director ejecutivo de la ABT.

El ejecutivo señaló que comparte la preocupación de la población y en ese sentido el ente nacional intensifica los operativos de fiscalización e iniciará procesos administrativos por quemas ilegales. A la fecha, se realizaron cuatro notificaciones, hay cuatro procesos administrativos sancionadores en curso y se atendieron cinco denuncias telefónicas, de acuerdo al reporte.

“Estamos monitoreando de forma rutinaria vía satelital los sitios donde se concentran focos o existe recurrencia de quemas o incendios. En siete días, hemos realizado 119 verificaciones de focos de calor en todo el país", sostuvo Áñez, a tiempo de exponer que las quemas fueron controladas y, por fortuna, no ocurrieron incendios forestales de magnitud en ninguna región de Bolivia. 

Por otro lado, apuntó que en este trabajo se evidenció que el 47% de los focos, se registró en Áreas Protegidas (AP) u otras jurisdicciones y 48 focos de calor sobre la cicatriz de quema, generada por los incendios en 2019, que están siendo verificados en campo y comunicando los resultados a la Gobernación de Santa Cruz como corresponde.

Por otro lado, en la Segunda Asamblea Urgente por los Bosques de Bolivia, donde participaron 350 actores de la ciudadanía, activistas y ambientalistas, determinaron (entre otros asuntos) exigir el cumplimiento de la inmovilización de tierras establecida por la Ley Forestal 1700, procesamiento a los autores materiales e intelectuales de los incendios del 2019 y el cumplimiento estricto de la pausa ambiental, para lo que es imperiosa una auditoría ambiental.

Además, en dicha reunión se insistió en atender el tema de la ley departamental que declara Pausa ambiental para conservar el patrimonio natural de Santa Cruz, promulgada en septiembre de 2019, la cual establece la inmovilización de tierras en las zonas afectas de la Chiquitania por los incendios.