Escucha esta nota aquí

La pandemia golpea la economía boliviana, que registra cifras negativas. Así, el Índice Global de la Actividad Económica (IGAE) registró una tasa acumulada negativa del 7,96% entre enero y junio de 2020, con relación a similar período de la gestión 2019. En mayo fue el mayor golpe (foto) con un -8,11%.

Yuri Miranda, director ejecutivo del INE, dijo que “la economía del país registra una variación negativa del 7,96% evidenciando un comportamiento menos adverso al efecto causado por la pandemia del Covid-19 en mayo, cuando se registró una variación negativa de 8,11%. "En un estado de cuarentena flexible, la economía presenta en junio una recuperación con relación a los meses anteriores, sin embargo, la tasa de crecimiento es aún negativa”, señala.

El economista José Alberti explicó que con los datos se puede indicar que el golpe provocado por la cuarentena, fue mas fuerte en abril y mayo, pero se ve una leve mejoría en junio tras la flexibilización de las restricciones. Y considera que se debe a que las empresas están haciendo sus esfuerzos para salir adelante.

"Es importante, ver que el impacto es menor en junio y es posible que en julio y agosto sea menor la caída, y en el acumulado anual es probable, una caída no menor al 6% del Producto Interno Bruto (PIB; es decir), menor al 6%", explicó y agrega que es una expectativa positiva, pese al coronavirus. 

El presidente del Colegio de Economistas de Bolivia, Jorge Akamine, coincide con Alberti en que las medidas de flexilbilización de la cuarentena mejoran la actividad económica. Con los datos del IAGAE a junio, señala que se da la pauta de que conforme se flexibilizan las actividades, la economía mejora. 

En cuando a las proyecciones del PIB para 2020, sostuvo que en abril estimaron entre un -3,75% y -4%, pero harán un nuevo informe en septiembre actualizado. Sin embargo, no es muy optimista por las tendencias.

Los sectores que apuntalan

El director de Cuentas Nacionales, Rubén Aguilar, se refirió al rendimiento global del IGAE, explicando que este resultado refleja un desempeño favorable de los servicios de comunicación, servicios de administración pública y el sector agropecuario como las
actividades que atenuaron la caída en la tasa de variación del IGAE.

“Este resultado se vio incidido por el sector de agricultura, pecuaria, silvicultura, caza y pesca con un aporte de 0,67 puntos porcentuales en el desempeño global de la economía; además de otras actividades que aportaron positivamente como las industrias de alimentos y propiedad de vivienda”, señaló Aguilar.

Sin embargo, también hay sectores que influyeron en los índices negativos. Se trata de la minería y la construcción, que registraron caídas significativas en el crecimiento del IGAE. Pese a ello la variación a similar periodo revela que, tras la máxima caída observada en abril, el mes de junio presenta una recuperación de la actividad económica del país.

Morales agregó que la importancia del IGAE radica en que se aproxima al crecimiento del PIB en términos reales, la oportunidad de este indicador es relevante para el análisis preliminar de la economía ya que sin este índice el país solo contaría con la información del PIB al primer trimestre de 2020.