Escucha esta nota aquí

Más allá de aliviar temporalmente la economía de los trabajadores, la devolución parcial de los recursos que manejan las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) puede generar problemas a los beneficiarios. Así lo advirtieron expertos consultados por EL DEBER, que indicaron que una de estas complicaciones será la reducción de la pensión solidaria.

La actual normativa boliviana establece una fracción solidaria que favorece a las personas que llegaron a la edad del retiro, pero no pueden acceder a una cuota de vejez alta. Sin embargo, cumpliendo ciertos requisitos pueden mejorar sus ingresos por jubilación.

El especialista en pensiones, Gustavo Rodríguez, explicó que, por ejemplo, una persona que aportó 20 años, gracias a la fracción solidaria tendrá una pensión promedio de Bs 2.000.

Pero si el aportante retira, por ejemplo, el valor de cinco años de contribuciones, en su retiro recibirá una renta estimada Bs 920, es decir, Bs 1.000 menos. Incluso, si saca todos los recursos esta persona no podrán jubilarse, ni acceder a otros beneficios como un seguro médico.

“A los asegurados no les conviene retirar sus aportes, porque más allá de aportar capital, se obtienen derechos, como la pensión vitalicia, el seguro de salud vitalicio. Además, se tiene incluso el derecho a una fracción solidaria, si retiras el dinero puedes perder todos o parte de estos derechos”, dijo.

Recalcó que la medida es electoral y enfocada solo a ganar un caudal de votos a favor de Luis Arce Catacora, candidato por el MAS, uno de los impulsores para la devolución de parte de estos recursos.

“El principal problema es que es una medida contra los asegurados, porque van a perder plata y derechos. El sistema de pensiones no es el que debe solucionar el tema de la crisis por el covid-19”, señaló el especialista.

En esa línea, el economista y experto en pensiones, Alberto Bonadona, anticipó serias consecuencias para los aportantes, si se aprueba el retiro parcial de las AFP. Una de ellas será la reducción de las rentas.

Pero el problema más serio es si la gente quiere o no un sistema de pensiones. ¿Quieren sistema o no?”, señaló Bonadona.

Insistió que la propuesta es peligrosa, porque incluso hay problemas en Chile y Perú, en donde se están devolviendo los aportes. “El único sentido es que te da recursos”, señaló.

Una postura similar tiene el economista Germán Molina. Para él, la devolución puede ocasionar todo un desbarajuste financiero, porque la mayoría de los recursos que manejan la AFP están invertidos en Depósitos a Plazo Fijo (DPF) y bonos del Estado.

“Puede perder el país porque estos recursos no están acumulados en una bóveda, sino invertidos en DPF, Bonos y Letras del Estado. Si se entrega un 100% esto puede generar una gran crisis”, dijo.

Los que retiren, aseguró, tendrán un alivio temporal de sus ingresos, pero a la larga tendrán una pensión sumamente baja.

“Hay una miopía en la gente que piden una devolución, sin pensar en las consecuencias en el futuro”, señaló el experto.

Actualmente, varios grupos de trabajadores exigen con marchas y protestas la devolución hasta el 100% de sus aportes a las AFP.