Escucha esta nota aquí

Como el manotazo de un ahogado que busca oxígeno, así la cadena productiva de la carne de res mantuvo una reunión de ‘emergencia’ con el expresidente Evo Morales, al que transmitieron su preocupación por el nuevo sistema, recientemente implementado, de exportación y por dejar sin efecto el uso de la biotecnología.

Julio Roda, expresidente de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), explicó que la reunión se realizó en la sede de los cocaleros del Chapare (Cochabamba) y que se buscó este encuentro porque justamente fue Morales el impulsor en la apertura del mercado chino y con quien más se avanzó en cuanto al uso de la biotecnología.

Junto a Roda  participaron en el encuentro Juan Armando Antelo, expresidente de la CAO, Alejandro Díaz, presidente de la Federación de Ganaderos de Santa Cruz (Fegasacruz) y de la Confederación de Ganaderos de Bolivia (Congabol), Oswaldo Barriga, presidente de la Cámara de Exportadores, Logística y Promoción de Inversiones (Cadex).

La exautoridad de la CAO remarcó que consideran que Morales, al ser presidente del MAS, partido que gobierna el país, puede ser un buen nexo con las actuales autoridades del Ejecutivo que hasta el momento no los están escuchando.

“Por el nuevo sistema de exportación el frigorífico de Concepción (BFC SA)  informó que van adespedir a parte de su personal y eso es muy grave. No podemos retroceder en lo que se avanzó”, observó Roda.

También agregó que la apertura del mercado de China fue el resultado de un trabajo constante de vacunación contra la fiebre aftosa, hasta lograr que Bolivia sea reconocida por la Organización Mundial de Sanidad (OIE) como un país libre de aftosa con vacunación.

En este sentido, el exjefe de Estado en su cuenta personal de Twitter indicó que se reunió con empresarios cruceños debido a que la reactivación económica es fundamental.

Transgénicos

Sobre el uso de la biotecnología, Roda puntualizó que fue el otro tema que se abordó con Morales, pues el agro y la industria oleaginosa consideran que no se puede dejar sin efecto todo lo acordado y que mantener una postura de rechazo es perjudicar a los productores y seguir con los bajos rendimientos que hacen de Bolivia un país no competitivo.

Comentarios