Escucha esta nota aquí

El FMI presentó ayer su informe Perspectivas de la Economía Mundial, en el cual prevé que América Latina en su conjunto se expanda a un ritmo del 0,6% este año; es decir, un 0,8% menos con relación a su cálculo de abril.

Según el reporte, las economías de Brasil y Argentina, países con los que Bolivia tiene fuertes lazos comerciales, están lejos de reponerse. En Brasil, donde la moral se está evaporando tras rebajas en la calificación de crédito, la economía crecerá un 0,8% este año, un 1,3% menos frente a la estimación de hace tres meses.

En tanto que Argentina se contrajo en el primer trimestre del año, aunque a un ritmo más lento que en 2018. La proyección para 2019 se ha revisado a la baja (-1,3%) respecto a abril (-1,2%).

Según Pablo Mendieta, subgerente del Cebec, el contexto externo relevante para Bolivia se ha deteriorado en estos dos últimos años de manera importante. De hecho, el crecimiento global de los socios comerciales del país se redujo en más de un punto porcentual en 2018 y 2019, debido a la desaceleración en la región.

“El impacto estimado que tendría esta revisión a la baja es de casi dos puntos porcentuales en los volúmenes exportados totales del país, tomando en cuenta los principales tipos de productos y destinos a los que se envían las exportaciones”, dijo Mendieta.

De esa forma, el crecimiento del PIB podría ser menor en torno a medio punto porcentual frente a las perspectivas de inicio de año.

Por su parte, el economista José Alberti dijo que un efecto combinado de menor crecimiento de los principales socios comerciales del país tendría un efecto de hasta el 1% en la expansión de 2019.

En ese sentido, segúnAlberti, es imperativo que la política pública ponga en el ‘foco’ a la economía, promoviendo la eficiencia del gasto público y análogamente desmontar obstáculos regulatorios que se han impuesto al sector productivo.

EL DEBER le consultó al Ministerio de Economía sobre el informe, desde la entidad respondieron que lo están analizando.

Tags

Comentarios