Escucha esta nota aquí

Los ministerios de Desarrollo Rural y Tierras y Desarrollo Productivo firmaron la resolución biministerial para que las industrias mantengan el precio de la harina de soya que venden a los avicultores hasta el 31 de agosto con el mismo parámetro acordado para el primer semestre de 2019, según indicaron desde la Cámara Nacional de Industrias Oleaginosas de Bolivia (Caniob).

En la víspera, los avicultores expresaron su preocupación porque el Gobierno no había fijado los valores de la harina de soya, alimento básico para la crianza de pollos. Cada seis meses, se actualiza el precio del insumo, por lo que los productores pedían el costo para el segundo semestre del año 2019.

Ricardo Alandia, máximo dirigente de Asociación Nacional de Avicultores (ANA), indicó que por lo general el precio se fija desde el 1 de julio hasta el 31 de diciembre de manera que no tengan problemas de escasez y puedan abastecer con normalidad al mercado. Explicó que la falta de una definición en el valor de la harina de soya impedía que les vendan el producto a los avicultores. Pero desde la Caniob señalaron que al mantener los precios del primer semestre 2019, la venta es normal.

Como se recordará, el mes pasado, los productores y la industria estuvieron enfrentados por el precio de la soya, debido a que los primeros exigían el pago de $us 300 por tonelada, mientras las aceiteras fijaban su oferta en $us 230. Esta situación, en la que incluso medió el Gobierno, atrasó la mencionada normativa y hasta el momento no se ha logrado ningún acuerdo. Así lo admitió Oswaldo Barriga, gerente de la Cámara de Exportadores y Logística de Santa Cruz, al señalar que todavía no hay un precio de cierre para la venta de soya y advirtió que actualmente falta materia para procesar.

Sin embargo, Winston Ortiz, dirigente de la Asociación de Productores de Pollo Parrillero (Avipar), considera que no hay menos soya aunque se haya aprobado exportar el 60% de la producción. “Ellos dicen que hay menos grano, pero lo que buscan es subir el precio”, sugirió.

La demanda del complejo avícola suma 680.000 toneladas de harina de soya. En el primer semestre del año, que comprende de enero a junio, el Gobierno fijó en $us 281 la tonelada de harina de soya. Los avicultores esperaban que sea un precio más bajo, porque durante el verano 2018-2019 el grano de soya bajó en el mercado local, según afirmó Ortiz desde Avipar.

Valores siguen bajos

En cuanto al precio del pollo, los avicultores dijeron que les pagan a Bs 7,50 el kilo en granja, cuando el costo es de Bs 8, por lo que están trabajando a pérdida y en el mercado para la ama de casa se cotiza a Bs 9, porque -según Ortiz- hay especulación en los centros de abasto. Sin embargo, ANA estima que los precios pueden repuntar porque según datos del Senasag se reportó una producción de 17 millones de pollos mensuales a fines de junio

Tags

Comentarios