Escucha esta nota aquí

La Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), a través de su presidente, Fidel Flores, expresó su rechazo a la decisión del Gobierno de derogar los Decretos Supremos 4232, 4238 y 4348, relacionado con el uso de Organismos Genéticamente Modificados (OGM's), los cuales viabilizaban el acceso a nuevos eventos de biotecnología para los cultivos de soya, maíz, trigo, algodón y caña de azúcar.

"La decisión del Gobierno es un gran retroceso para el sector productivo del país, porque impide que miles de productores bolivianos puedan acceder a esta tecnología para mejorar su productividad y disminuir los riesgos de pérdidas productivas por efectos climáticos adversos, como la sequía y el ataque agresivo de plagas, como el gusano cogollero en el cultivo de maíz", dijo Flores.

El dirigente productor señaló que esta decisión del Gobierno refleja que no existe la voluntad política de generar condiciones adecuadas al sector productivo para que pueda aumentar la producción de alimentos, garantizar el abastecimiento del mercado interno, generar excedentes para las exportaciones y promover el ingreso de mayores divisas para contribuir a la reactivación económica del país.

"Como productores somos claros en nuestra propuesta productiva de que, para aumentar la producción de alimentos, debemos priorizar el aumento y la mejora en la productividad de los cultivos y que, para ello, necesitamos el uso de nuevos eventos de OGM's en los cultivos de soya y maíz, principalmente”, sostuvo Flores.

Cabe recordar que el DS 4232 autorizaba de manera excepcional al Comité Nacional de Bioseguridad, establecer procedimientos abreviados para la evaluación del maíz, caña de azúcar, algodón, trigo y soya, genéticamente modificados en sus diferentes eventos, destinados al abastecimiento del consumo interno y comercialización externa.

En tanto, el DS 4348 (de 22 de septiembre de 2020) disponía la identificación de las áreas que constituyen centros de diversidad del maíz y las zonas de cultivo para maíz amarillo duro, generado por cualquier tecnología, conforme al Estudio de zonificación para el uso de maíz en Bolivia, realizado por el Instituto Nacional de Innovación.

El presidente de Anapo además indicó que van a continuar insistiendo con el Gobierno para que permita el acceso al uso de nuevos eventos de OGM's para la soya y maíz, porque puede lograrse un importante impacto productivo en el corto y mediano plazo para beneficio del país.

"En el Gobierno del presidente Evo Morales ya logramos un acuerdo para avanzar con la evaluación y aprobación de los eventos en soya HB4 con tolerancia a sequía y con el evento Intacta, con el objetivo de generar excedentes que puedan ser destinados a la producción de biocombustibles y contribuir a la soberanía energética del país", explicó Flores.

Finalmente, el productor dijo que plantearán al Gobierno un pacto productivo que permita facilitar el acceso al uso de nuevos eventos de OGM's, en soya y maíz, con el objetivo de aumentar la producción para garantizar la seguridad y soberanía alimentaria y también contribuir a la soberanía energética.

El sector agrícola puede ser clave en la reactivación  

La pandemia y la cuarentena han provocado una crisis económica en Bolivia, pero en medio de esa crisis el sector agropecuario no se detuvo y creció, demostrando que la reactivación necesariamente tiene que ver con el apoyo que se pueda dar a los sectores agrícola, pecuario, agroindustrial y agroexportador. Así lo indicó Gary Rodríguez, gerente general del IBCE (Instituto Boliviano de Comercio Exterior).

Para que Bolivia no devalúe su moneda, según Rodríguez, tiene que exportar más e importar menos, y en ambos casos el sector agrícola puede ayudar a traer más dólares al país o, como en el caso de la sustitución de diésel y gasolina con biocombustibles producidos en el país, para ahorrar la salida de dólares.

A decir de Rodríguez, la biotecnología resulta vital para producir más y mejores alimentos, y materias primas agrícolas a un menor costo y con mejores ingresos para los productores agrícolas, que en su mayoría son pequeños. "Es de esperar que esta abrogación de los Decretos sea para tener una mejor norma que permita el pleno uso de la biotecnología en el agro, para producir en pacífica convivencia con otras formas de cultivo", subrayó

“Si no tomamos las decisiones correctas a corto plazo, Bolivia corre el riesgo de que, con una tercera ola de contagios, la actual situación económica pueda desembocar luego en una crisis social. Hay que apostar por el sector agropecuario, para crecer más y generar empleo", sostuvo el gerente general del IBCE.



Comentarios