Escucha esta nota aquí

A tres días de que los carniceros determinaran subir el precio de la carne al consumidor, el Gobierno dispuso el cierre temporal de un centro de remate ubicado en la ciudad de Santa Cruz. Este dato fue confirmado por el ministro de Desarrollo Rural y Tierras, Remmy Gonzales.

Sgún Gonzáles, este recinto (del cual no dio el nombre), no cumplió con una seria de especificaciones (las cuales no detalló), y por eso se ordenó al Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag) que procesa a notificar el cierre temporal de sus operaciones.

“Hay incumplimientos  de los centros de remates. Hay un centro de remate que temporalmente se cerrará hasta que cumpla con lo establecido para que siga trabajando”, dijo Gonzales a la Red Uno.

La decisión se tomó después de que el equipo técnico del ministerio y el Senasag realizarán una inspección a los centros de remate que operan en Santa Cruz, principal proveedor de carne bovina en el país.

La autoridad dijo que el Gobierno iba a informar sobre este hecho a los carniceros en una reunión programada para este sábado, pero el encuentro fue frustrado porque este gremio rompió el diálogo y subió el precio de la carne de forma unilateral.

Para Gonzales, los comerciantes están incumpliendo el acuerdo de mantener el precio del producto. Aseguró que el Gobierno ha cumplido con este acuerdo, con la suspensión de guías de movimiento (de ganado) a las fronteras “porque hay gente que prefiere sacar la carne”, sostuvo.

El viernes, los carniceros determinaron subir el precio de la carne entre 1 y 3 bolivianos, dependiendo de la calidad del producto; acusaron al Gobierno de no cumplir con el acuerdo de cerrar los centros de remate.

No obstante, desde la Federación de Ganaderos de Santa Cruz (Fegasacruz) y la Confederación de Ganaderos de Bolivia, indicaron que, junto con las autoridades del Gobierno central y otros sectores de la cadena productiva de la carne, están trabajando en el reglamento de los centros de subasta del ganado.

De ese modo se espera generar para 2022 un nuevo balance de oferta y demanda de la carne, que muestre “que existe una oferta interesante para abastecer al mercado interno sin ningún contratiempo y que el crecimiento que se ha venido dando crea un excedente que permite colocar la oferta boliviana en los mercados de exportación”.

Comentarios