Escucha esta nota aquí

La debacle del precio del petróleo afectará a más de 370 entidades públicas de Bolivia. Sin embargo, los estragos del llamado ‘lunes negro’ que causó caos en las principales bolsas del mercado global llegarán de forma retardada a Bolivia. Ayer, el ministro de Economía Jose Luis Parada, detalló que el país sentirá la merma de recursos entre los meses de junio y julio de este año. YPFB calculó que las regalías e ingresos por la renta petrolera bajarán en 42%.

Pero no todos son malas noticias, Parada aseguró que el país ahorrará hasta un 30% en la importación de combustible.

Sorpresa y afectación

Luego de analizar la situación ayer el Gobierno hizo público un video en donde Parada, en líneas generales, explicó el impacto. Esto debido a que las nominaciones de gas natural que Bolivia hace a Argentina y Brasil se pagan después de este tiempo.

Actualmente, por contrato Bolivia exporta, de acuerdo a una adenda firmada en 2019, hasta volumen máximo de 18 millones de metros cúbicos de gas por día (MMmm3/d) a Argentina. Al mercado brasileño el volumen, según el nuevo acuerdo firmado el viernes, envía hasta 20 MMmm3/d.

Eso sí, la autoridad dejó en claro que la caída del precio del petróleo afectará a más de 370 entidades subnacionales, entre universidades, gobernaciones y municipios, pero sobre todo al Tesoro General de la Nación (TGN).

“Incidirá en el presupuesto de la mayor parte de las instituciones y sobretodo a las inversiones”, afirmó Parada.

Dentro del Presupuesto General del Estado (PGE) para el 2020 el Gobierno programó una inversión pública de $us 5.215 millones. De estos recursos un 38% era para proyectos de producción, otro 30% para infraestructura y un 26% para el sector social.

“No contábamos con esto. Ya se estaba controlando el gasto, se había reducido el déficit fiscal y comercial”, afirmó Parada, al referirse a la caída del petróleo.

A su vez, el presidente de YPFB Corporación, Herland Soliz, informó ayer que la caída del precio del petróleo, reducirá hasta un 42% los recursos provenientes de este sector como las regalías.

“El valor internacional no lo pone ninguno de los bolivianos y uno debe acostumbrarse a trabajar en austeridad”, señaló.

El PGE 2020, que se calculó a un precio de $us 51, 37, proyectó que los recursos provenientes por el Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) y regalías que el país distribuye a las organizaciones subnacionales, llegarían a Bs 9.777 millones. Pero después del ‘lunes negro’ estos recursos caerán en Bs 4.106 millones.

De esta forma los recursos por la renta petrolera llegarán a Bs 5.671 millones para este año.

“Tenemos que hacer ajustes. La enseñanza que nos deja esto es que se debe estar preparados. Cuando los precios estaban en $us 140 el barril era bonito trabajar, hoy tenemos que aprender a sobrellevar estas subidas. Esperamos que no dure mucho”, dijo.

En este contexto, Soliz, dijo que proyectan varios escenarios desde los más complejos, favorables e intermedios de la situación, y prevé que esta bajada del precio se prolongue por tres meses.

El secretario de Hidrocarburos y Energía de la Gobernación de Santa Cruz, Jorge Franco, dijo que la caída afectará obras de infraestructura como caminos, puentes y de educación como institutos.

“Estamos preocupados. A partir de junio tendremos un bajón de recursos que afecta en obras y fuentes de empleos”, dijo.

Pese a la caída de recursos, Franco, informó que se priorizarán fondos para servicios sociales y salud por los casos de dengue e influenza.

Sobre el tema, el presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) Luis Barbery, señaló que ante esta coyuntura es necesario buscar alternativas para fomentar al sector productivo para que a través de las exportaciones se puedan amortiguar la caída de precios.

Dijo que por ejemplo hay que flexibilizar algunas normas que dificultan la inversión privada.

No todo son malas noticias, el Ministerio de Economía, dijo que el Estado ahorrará 350 millones por la importación combustibles, entre diesel y gasolina.

Eso es alivio. Dicen que después de la tormenta viene la calma. Habrá que esperar, pero ayer el precio del WTI recupero 10,4% llegó a 34,36 el barril, la calma tardará en llegar a los mercados globales.

Se llamó al presidente de la Asociación de Municipios de Santa Cruz , Moisés Salces, pero no contestó e indicaron que estaba en Argentina.

Perspectiva negativa

Para complicar aún más el escenario, el Servicio de Inversionistas de Moody’s rebajó ayer las calificaciones de deuda no garantizada y emisor de moneda local y extranjera del Gobierno de Bolivia a B1 desde Ba3, y cambió la perspectiva a negativa, concluyendo la revisión de rebaja que se inició el 5 de diciembre de 2019.

La decisión de rebajar las calificaciones de Bolivia refleja la erosión material de las reservas fiscales y de divisas del país en los últimos años.