Escucha esta nota aquí

En la recta final de su gestión, la presidenta del Gobierno de transición, Jeanine Áñez, encamina proyectos para impulsar el desarrollo de Puerto Busch y el comercio de mineral desde el yacimiento de hierro Mutún. Estos dos emprendimientos habían sido definidos como estratégicos en los 14 años de gobierno de Evo Morales, pero no despegan como esperaban en la provincia Germán Busch, al sudeste del departamento de Santa Cruz.

En Puerto Suárez, Áñez entregó el código aduanero que habilita a Puerto Busch como zona primaria aduanera para realizar operaciones de exportación e importación. Presentó el proyecto de electrificación rural desde San Juan del Mutún hasta Puerto Busch y firmó el contrato de instalación de internet satelital, a cargo de la Agencia Boliviana Espacial (ABE), en la zona de influencia portuaria y la Empresa Siderúrgica del Mutún (ESM).

“Estamos convirtiendo a Puerto Busch en una Aduana para impulsar el comercio exterior y ayudar, por un lado, a exportar los minerales que genere Mutún, incluyendo materiales con valor industrial agregado, y, por otro, ayudar a la agroindustria a sacar su producción a mercados de ultramar”, dijo Áñez, al anotar que la meta histórica es poner en marcha Puerto Busch como una verdadera salida real de Bolivia al océano Atlántico. Asimismo, anunció un préstamo del Fondo para la Revolución Industrial Productiva (Finpro) para garantizar la operación de la estatal ESM. El monto alcanza los $us 80 millones.

Los anuncios de proyectos de electrificación, instalación de internet satelital y una Aduana en Puerto Busch, a decir del presidente del Comité Cívico de Puerto Suárez, Humberto Miglino, renuevan la fe porque son la garantía de que Puerto Busch y Mutún, proyectos estratégicos para el desarrollo económico de la provincia Germán Busch, de Santa Cruz y de Bolivia no se caen y siguen ‘vivos’.

El líder cívico relievó la Aduana en Puerto Busch porque cree que será la ventana para promover la exportación vía la hidrovía Paraguay Paraná. Intuye que los empresarios volcarán su mirada e invertirán en proyectos productivos en la zona, que trascenderán en la generación de miles de empleos.

El presidente la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE), José Kreidler, entregó el perfil del proyecto ‘Línea de Transmisión Puerto Quijarro-San Juan del Mutún-Puerto Busch en 115 KV’.

Este proyecto atenderá el requerimiento de energía eléctrica del proyecto fluvial de Puerto Busch y la etapa inicial de construcción del proyecto de explotación del cerro Mutún y el crecimiento de la demanda de electricidad en la zona industrial. Kreidler estima una inversión de $us 23,8 millones solo en la línea de transmisión.

En criterio del ministro de Economía, Branko Marinkovic, con energía eléctrica, comunicación y zona aduanera Puerto Busch se convertirá en un polo pujante de desarrollo. “Vamos a ver un cambio gigantesco y mucho progreso en esta frontera en la próxima década. Mutún va a generar movimiento y muchas fuentes de empleo. Esta región nos ofrece una salida soberana al mar por Puerto Busch”, puntualizó Marinkovic.

Ritmo de crecimiento

En el caso de Mutún, el presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Luis Barbery, cree que es importante el impulso que se intenta dar a un proyecto tan importante para Bolivia y postergado tantas veces.

Barbery insinúa que el país atraviesa una crisis económica severa debido a la pandemia. “Bolivia tiene que regresar al ritmo de crecimiento de años anteriores. Las necesidades logísticas van a ser mayores y deben ser atendidas de la forma económicamente más conveniente y la habilitación de esta nueva vía para las exportaciones abrirá nuevas oportunidades”, exclamó, al discernir que con la explotación y exportación de mineral de hierro de Mutún, sin esperar el arranque del proyecto siderúrgico, porque es estratégico y puede contribuir a la reactivación de la economía nacional.

Mirada de exportadores

Para el gerente general de la Cámara de Exportadores, Logística y Promoción de Inversiones de Santa Cruz (Cadex), Martín Salces, la visión de desarrollo del polo del sudeste pasa por aprovechar las ventajas que tiene la región, como son la conexión multimodal en territorio nacional (vía férrea, carretera e hidrovía), servicios portuarios (puertos Jennefer, Gravetal y Aguirre en Quijarro y Puerto Busch pertenecientes a Puerto Suárez), el potencial productivo (minería, ganadería, agricultura y forestal), la presencia de industrias (oleaginosas, cárnicas, citrícolas y cementera),como así también mejorar las condiciones actuales que limitan el desarrollo del comercio por el departamento.

“La implementación de un proyecto siderúrgico de gran envergadura como es Mutún puede dar el impulso final para consolidar al sudeste como uno de los más importantes polos de desarrollo no solo para Santa Cruz sino para todo el país”, reflexionó Salces.

Otro tema importante, a su juicio, es el estar al frente del coloso de Sudamérica (Brasil) y conectados a través de la hidrovía de manera íntegra con cuatro países del Mercosur (Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay) y con ello, posibilitar el comercio ultramar a través del Atlántico.

A nombre de Cadex, Salces pide al nuevo Gobierno dar un impulso decidido para que se concreten las inversiones previstas para la implementación definitiva del proyecto siderúrgico, mejorar la navegabilidad y la facilitación del comercio por los puertos del Tamengo. Además, avanzar con pasos certeros para darle mayor funcionalidad a Puerto Busch en lo que se refiere a condiciones de acceso, servicios e infraestructura portuaria.

El gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez, cree que mientras existan mercados externos donde vender los productos que genere el proyecto siderúrgico Mutún y se puedan sustituir la importación de bienes en los que Bolivia gasta centenares de millones de dólares este emprendimiento debe encaminarse.

Rodríguez alude que Mutún significa parte de “la nueva minería” para Bolivia y tiene todas las posibilidades de ser exitoso por las características topográficas inherentes, el tipo de explotación del recurso (cielo abierto), su cercanía a la hidrovía Paraguay-Paraná para salir por agua al Atlántico (competitividad logística y de transporte) y sobretodo, porque es el más grande yacimiento del mundo (producción a escala), cuya viabilidad estaría dada por lo que Brasil hace, con igual recurso, del otro lado de la frontera.

Según el titular de la ESM, Milko Moreno, tienen acopiadas 100.000 toneladas de mineral de hierro para exportar. No concretaron la operación por el bajo caudal de agua en la hidrovía que limita la navegabilidad de barcazas.