Escucha esta nota aquí

En conferencia de prensa en Santa Cruz, la presidenta de la Aduana Nacional de Bolivia, Marlene Ardaya, rechazó de forma categórica las denuncias planteadas por la Cámara Automotor de Bolivia (CAB) en sentido de una supuesta red de corrupción al interior de la administración aduanera que actúa en complicidad con funcionarios de dicha entidad estatal.

 

Ardaya, sin dar nombres, aseguro que las dos personas acusadas, son mujeres que tienen cargos de jefes de la unidad regional y nacional de Valoración.

 

Argumentó que ninguna de las dos tiene acceso a la base de datos de la Aduana y que tampoco participan en despachos aduanero, descartándose así una presunta complicidad y participación en los ilícitos denunciados por la CAB.

 

Ardaya aseguro que se pidió la intervención del Defensor del Pueblo al tratarse de un acoso judicial contra dos servidoras públicas.

Comentarios