Escucha esta nota aquí

Siguen las revelaciones sobre el millonario desfalco en la Cooperativa de Telecomunicaciones de Santa Cruz (Cotas). Una auditoría externa que revisó los contratos con proveedores del programa ‘Cotas en Cuotas’ de 2017 y 2018, reveló que un anterior examen no detectó el daño económico causado en la operadora en 2017.

El 27 de marzo, un reportaje de EL DEBER reveló que una auditoría externa que revisó las gestiones antes mencionadas generó un daño económico de $us 14,5 millones. Este peritaje también encontró responsabilidades penales contra exdirectivos de la cooperativa por el millonario desfalco en este programa que buscaba la fidelización de los usuarios y socios de Cotas, además, del rédito económico a favor de la cooperativa.

Pero nada de esto pasó. La iniciativa consistía en que los socios compren equipos electrónicos a crédito, mediante una simple solicitud en la que adjuntaban sus documentos. El costo de los aparatos luego era transferido a la factura mensual en cómodas cuotas.

Para ejecutar el programa, Cotas realizó contratos con proveedores de equipos a quienes pagaba el costo de los aparatos. No obstante, funcionarios realizaron solicitudes ficticias y desviaron los electrodomésticos, que después vendían en el mercado negro.

Lo llamativo es que, durante el año 2017, Cotas encargó una auditoría externa a una empresa que omitió estas operaciones. Según el documento al que accedió EL DEBER “la empresa auditora de esa época “no detectó el daño económico causado a la cooperativa en esa gestión”.

Este documento sostiene que esta “situación dio margen a que los funcionarios de Cotas RL continúen con esta práctica irregular causando un daño económico mayor durante la gestión 2018”.

En este sentido, la auditoría afirma que corresponde que la empresa que omitió este ‘hueco financiero’ responda civilmente con “el importe de $us 34.000 que corresponde al valor del contrato Nº 250/2017, monto cobrado por un trabajo mal realizado”.

Este contrato, según la documentación a la que accedió EL DEBER, se realizó el 12 de octubre de 2017. En el mismo se estableció una cláusula en la que la firma auditora “se compromete a realizar un amplio análisis de la consistencia y validez de la documentación que respalda los estados económicos-financieros emitidos por Cotas”.

La empresa auditora revisó el balance general, el estado de resultados, el flujo de efectivo, el estado de evolución del patrimonio neto de la telefónica. Además, auditó el estado de inversiones propias al giro de la empresa y las inversiones ajenas a la compañía. Incluso en el contrato establece que debía realizar un análisis de los servicios prestados por la operadora.

Respuesta de Cotas

EL DEBER envió un cuestionario a Cotas donde se incluía una pregunta sobre este problema. Se consultó incluso quién había recomendado a la compañía que auditó la gestión 2017.

Pero desde la cooperativa evitaron responder de forma concreta esta pregunta. Como descargo, indicaron que la auditoría que detectó el daño económico dentro del programa ‘Cotas en Cuotas’ es solo preliminar y que se están presentando los descargos pertinentes.

La operadora añadió que como “corresponde, el Consejo de Administración ha derivado toda esta documentación al Consejo de Vigilancia para que se coordinen los trabajos correspondientes a la etapa final del proceso”.

“En esta etapa final, deben realizarse los descargos correspondientes y, en función a ello, las empresas auditoras independientes formularán sus conclusiones finales”, señaló la cooperativa.

Luego la operadora agregó que “una vez esté concluido el informe final podrá ser presentado formalmente a una Asamblea de Delegados a fin de aprobar las resoluciones que correspondan”.

A tres años del millonario desfalco, actualmente el proceso que involucró a más de una docena de exejecutivos de la cooperativa entrará en etapa de juicio oral. Por el momento solo existe una persona detenida mientras que el resto tiene medidas sustitutivas.

“El proceso penal sigue su curso, al momento se espera el sorteo de Juez de Sentencia para ingresar en la fase del juicio oral donde se dictará sentencia”, señaló Cotas.

Actualmente, la cooperativa vive una dura crisis económica que mantiene impagos a sus más de 500 trabajadores desde hace varios meses. Los funcionarios exigen transparencia ante lo que ellos consideran malos manejos.

Comentarios