Escucha esta nota aquí

Los directores ejecutivos del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria (Senasag) de Bolivia y del Servicio Nacional de Sanidad Agraria (Senasa) de Perú se reunirán este viernes en la tarde, en Desaguadero, para tratar la suspensión de los permisos de importación de productos alimentarios procedentes de Bolivia.

La información fue proporcionada por Gustavo Jáuregui, gerente de la Cámara Nacional de Comercio de Bolivia (CNC), quien lamentó que se tomen este tipo de medidas unilaterales por parte del Gobierno peruano en perjuicio de la producción agropecuaria boliviana.

El martes, desde Senasa de Perú, suspendieron la importación de productos agropecuarios como granos de chía, granos de soya, derivados y carne bovina congelada y refrigerada, como medida de prevención sanitaria.

"Esto se da con el objetivo de evitar el ingreso de plagas cuarentenarias y garantizar un comercio seguro en el sistema agropecuario. El Senasa, con esta paralización de importaciones. está revisando y actualizando los requisitos fitosanitarios de importación con Bolivia", explicaron a través de un comunicado oficial. 

Sin embargo, Jáuregui sostuvo hoy que las ventas externas al vecino país superaron los $us 260 millones en 2019 y que a julio del presente año, pese a la pandemia ya suman $us 160 millones. Asimismo, puso en relieve que tanto Perú como Bolivia son parte del bloque comercial de la Comunidad Andina de Naciones (CAN).

Desde la Cancilería, explicaron que el problema era atendido por el Viceministerio de Desarrollo Rural y Agropecuario. 

Hubo líos comerciales en enero

La relación con Perú ha sido un tanto accidentada para Bolivia. En enero de 2020, los gobiernos de Bolivia y Perú lograron solucionar un impasse que mantuvo varados a más de un centenar de camiones en la frontera entre ambos países

El conflicto se debió al anuncio hecho por el Estado boliviano de restringir el ingreso de hortalizas peruanas. Eso generó malestar en el país vecino que, en un acto de reciprocidad, trabó el ingreso de productos como soya y sus derivados, chía y carne vacuna. Sin embargo, luego de varias horas de negociación, todo quedó zanjado y se restableció el ingreso de los productos bolivianos a ese país.