Escucha esta nota aquí

Una aeronave de Boliviana de Aviación (BoA) que despegó ayer del aeropuerto Jorge Wilstermann tuvo que regresar a la pista unos minutos después, según los pasajeros del vuelo 632 que viajaban desde Cochabamba a Buenos Aires (Argentina), con escala en Santa Cruz.

Eliana L., una de las pasajeras afectadas, informó a EL DEBER. que el avión despegó pasadas las 7:30, y cuando llevaban 20 minutos volando, desde la cabina de tripulación indicaron que regresarían al aeropuerto debido a supuestos problemas técnicos.

El avión de BoA regresó a la terminal aérea y la tripulación hizo bajar del aparato a todos los pasajeros, entre ellos el ministro de Economía, Luis Arce, que fue blanco de reclamos de varias personas que se vieron afectadas por el percance. “Yo también soy un perjudicado”, respondió el ministro Arce a los reclamos de los pasajeros de la aerolínea estatal.

Mientras tanto, una pasajera indicó que a las 9:02, desde los altavoces de la terminal pidieron a todos los pasajeros de BoA volver a abordar la aeronave para continuar con el viaje a las 10:10.

Protocolo de seguridad

Desde BoA informaron que el percance, protagonizado por su avión Boeing 767-300 ER, con matrícula CP-2881, surgió porque la tripulación tenía que realizar una verificación en los sensores del tren de aterrizaje delantero.

“Siguiendo los protocolos y procedimientos de seguridad, la aeronave retornó al aeropuerto para una verificación de sensores del tren delantero, teniendo una demora de una hora con cincuenta minutos para su reprogramación y posterior vuelo Santa Cruz-Buenos Aires. Esta reprogramación no afectará el resto de las operaciones nacionales e internacionales”, señala el comunicado de BoA.

Además, la estatal pidió disculpas a los usuarios por los inconvenientes y reiteraron su alto compromiso con la seguridad en las operaciones y estándares de calidad de servicio.

En agosto, el gerente general de BoA, Ronald Casso, en conferencia de prensa aseguró que desde la creación de la aerolínea estatal (30 de marzo de 2009) y haciendo una sumatoria de 250.000 vuelos realizados, todos los incidentes en su operación se reducen al 0,016%.

Prohibición de la DGAC

Hace una semana la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) emitió una circular que dispone la suspensión temporal de las operaciones de las aeronaves B-737CL, desde el 10 del presente mes, en el aeropuerto internacional El Alto (La Paz). Así, ocho aeronaves de BoA dejarán de operar a ese destino.

La comunicación detalla que se da en el marco de la competencia de la DGAC, y considerando los eventos ocurridos de ‘shimmy damper’ y las sugerencias contenidas en los informes emitidos por las áreas correspondientes. Llevaba la firma del director ejecutivo suplente, Juan Carlos Moreira. La vigencia de la disposición es hasta que se realicen las evaluaciones que permitan establecer las medidas de mitigación de riesgo a un nivel aceptable, que demuestren que las aeronaves en cuestión puedan realizar operaciones seguras en el aeropuerto paceño.