Escucha esta nota aquí

Hasta la fecha, según la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban), las financieras canalizaron Bs 900 millones en créditos a las empresas, a través del Plan de Empleo y Apoyo a la Estabilidad Laboral. El programa fue creado por el Gobierno para auxiliar a las compañías que frenaron sus operaciones por la emergencia sanitaria y tienen poca liquidez para pagar sueldos.

Esta cifra representa un 45% de los Bs 2.000 millones comprometidos por el Estado, para garantizar el salario de los trabajadores afectados por la paralización de la economía.

Desde el 22 de marzo el país vive una situación anormal por la declaratoria de emergencia sanitaria debido a la aparición del coronavirus, que a la fecha dejó más de 14.000 infectados.

El sistema bancario se encuentra apoyando a las empresas que tienen dificultades con la liquidez, para hacer frente al pago de planillas salariales y mantener su plantel de empleados, otorgándoles crédito a 18 meses, con seis meses de gracia”, señaló Nelson Villalobos, secretario ejecutivo de Asoban. En la operación no está incluido el Banco Unión.

En ese sentido, Villalobos espera que el monto canalizado continúe incrementándose en la medida en que las operaciones que están siendo evaluadas, cumplan con los requisitos de desembolso.

En términos de operaciones, según el ejecutivo, se realizaron aproximadamente 1.000 desembolsos beneficiando a una importante cantidad de empresas y a sus empleados, preservando así sus fuentes de trabajo.

Observaciones

Sin embargo, varios sectores cuestionaron los procedimientos morosos para la obtención del préstamo.

Desde la Cámara de Nacional de Industrias (CNI) indicaron que tres de cuatro empresas no adquirieron estos créditos porque no se ajustan a las necesidades del sector.

“Esto refleja que el plan de créditos no es adecuado para las industrias, puesto que no plantea un Fondo de Garantías Estatales. Además, las condiciones en tasa de interés y plazo, no son favorables en un contexto de iliquidez de las empresas”, explicó Ibo Blazicevic, presidente de la CNI.

Por otro lado, las pequeñas y medianas empresas, observaron que uno de los requisitos para acceder a fondos sea el pago de planillas hasta mayo, bajo pena de multas.

Ante el reclamo de los empresarios por lo que consideran un exceso en trámites y documentos que se han postergado debido a la pandemia, desde el Gobierno, el ministro de Economía, José Luis Parada, justificó que estos créditos necesitan respaldo y que cada banco tiene que revisar las planillas del cliente, las mismas que deben estar presentadas en el Ministerio de Trabajo, así como el registro de pago a las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP).